También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Línea Editorial 18/02/2013

La Iglesia seguirá haciendo mucho por tantos que necesitan tanto

El actual sistema de asignación tributaria se ha venido consolidando como un adecuado instrumento para desarrollar el principio de colaboración que recoge el artículo 16.3 de la Constitución Española. Al mismo tiempo se ha venido mostrando como un indicador fiable del aprecio creciente del que goza la Iglesia en la sociedad. Una cosa son las encuestas sobre opiniones, a veces distorsionadas, y otra los datos, las elocuentes cifras que nos dicen que actualmente más de 9 millones de personas asignan a favor de la Iglesia en su Declaración de la Renta, un millón más de las que asignaban hace tan sólo seis años.En este contexto de tendencia consolidada hay que enmarcar el leve descenso que este año se ha producido en las declaraciones a favor de la Iglesia. Son menos que el año pasado, pero más que hace dos años. La Iglesia no es ajena a la realidad social que estamos viviendo. El leve descenso de la cantidad global recaudada puede considerarse lógico,  incluso es un buen dato en estos momentos de grave crisis económica. Un año más la Iglesia tiene por delante el reto de hacer más con menos recursos, pero esto volverá a ser un acicate para garantizar y mantener el sostenimiento de sus actividades básicas en niveles de eficacia y austeridad semejantes a los actuales. Porque con poco dinero, y gracias a la generosidad de millones de personas en todo el mundo, la Iglesia sigue haciendo mucho por tantos que todavía necesitan tanto.

Lo más visto