También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Ramón Larramendi en La Mañana

"Estamos en medio de una llanura helada. El viento que sopla barre toda la superficie"

Foto Facebook Larramendi
Foto Facebook Larramendi

El equipo de Trineo de Viento, con el explorador Ramón Larramendi a la cabeza ya está en Groendlandia. Hasta el momento han recorrido 500 de los 5000 kilómeotros de esta ‘circunnavegación’ que busca pruebas y que ya se ha enfrentado a sus primeros retos.

“Estamos en medio de una llanura helada. Acabo de mirar fuera y el viento que sopla barre toda la superficie. Los trineos están llenos de nieve”, relata Ramón Larramendi desde el interior de su tienda enclavada en el desierto helado del interior de Groendlandia, uno de los mayores desiertos del mundo.

Este convoy está compuesto por tres trineos dispuestos a demostrar que este laboratorio-móvil puede recoger pruebas para los programas de investigación españoles. El pasado día 10 recogían algunas de estas muestras. "Hemos recogido muestras de nieve con el taladro que llevamos a bordo y hemos medido su densidad y su peso, tomando medidas cada 10 centímetros, hasta en 10 ocasiones, para analizar una sección de un metro de profundidad", explica en su Facebook.

De momento ya han recorrido 500 de los 5000 kilómetros que les separan de su meta. “Aún nos quedan mas de 40 días de viaje. Vamos hacia la parte mas al norte, después pasaremos a la zona este y posteriormente a la punta sur", asegura este explorador que reconoce en su web que "el espíritu de la exploración polar es la añoranza de una vida plena, afrontando un mundo salvaje y virgen que todos hemos soñado alguna vez".

Este lunes, según relata en su diario de Facebook, estuvieron todo el día "parados". "El viento viene lateral respecto a nuestra dirección y  decidimos parar después de que el Trineo de Viento sufriera demasiado, al límite de resistencia de los materiales. Dos poleas y una cometa dañadas es el balance. La carga de 1.500 kilos, 500 más que en la Antártida en 2012, se nota, y mucho. Hemos estado estudiando cómo aprovechar el material que tenemos, adaptando el vehículo a las nuevas circunstancias, pero para no forzar el tiro vamos a esperar a que cambie el viento. Aprovechamos para hacer la prueba científica de caracterización de la nieve. También para intentar enviar alguna foto, aunque internet funciona muy mal. Continuamente se corta la línea y es imposible transmitir", relataba.


Si quieres escuchar la entrevista completa en @LaMananaCOPE PINCHA AQUI

Lo más visto