También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
La vida oculta de Fidel en La Mañana

Ex escolta de Castro: "Manipulador, egocentrista y oportunista"

Juan Reinaldo Sánchez fue guardaespaldas de Fidel Castro y la persona que registraba todos sus movimientos en un diario personal. Nos presenta su libro en La Mañana.
Juan Reinaldo Sánchez en La Mañana.
Juan Reinaldo Sánchez en La Mañana.
  • cope.es
  • cope.es

Juan Reinaldo Sánchez fue guardaespaldas de Fidel Castro y la persona que registraba todos sus movimientos en un diario personal. Ahora publica un libro en el que deshace el mito de la figura de la revolución cubana y cuenta en La Mañana cómo se rompió el idilio con el hombre por el que estaba dispuesto a dar la vida. La clave fue el narcotráfico.“Hasta 1989 Castro era para mí un Dios, un mito y yo justificaba toda su riqueza pensando lo mal que lo había pasado en Sierra Maestra y lo que había luchado por el pueblo cubano”. Así comienza el relato de decepción que Juan Reinaldo Sánchez sintió por la persona que protegía las veinticuatro horas del día. Ese año no solo cayó el muro de Berlín, sino una figura revolucionaria para Juan Reinaldo. Fidel Castro se reveló como partícipe del narcotráfico y su ex escolta lo descubrió por casualidad. Explica en La Mañana de COPE el ex guardaespaldas que en los despachos de Fidel Castro había cuatro micrófonos con los que grababa las conversaciones con los invitados. "El comienzo y el fin de mi estancia con Fidel fue el tráfico de droga". Un buen día Fidel avisa a su escolta de que el ministro del Interior va a encontrarse con él y le pide que apague los micrófonos. Pasa más de una hora y no ocurre lo habitual, que consistía en pedir un "chato de wisky y un café cremado", por lo que Juan Reinaldo trata de comprobar que Fidel se encuentra bien y enciede unos segundos los micrófonos. Fue suficiente para captar una información en la que Juan Reinaldo Sánchez constata que Fidel forma parte del tráfico de drogas en su país."Fidel que para mi era el hombre por el que yo estaba dispuesto a dar la vida, después de esa conversación se me derrumbó el idilio", explica y añade "yo confiaba en él, le justificaba porque se había sacrificado mucho por la revolución, pero me sentí utilizado". Juan Reinaldo vio otra realidad "a Fidel se le llenaba la boca diciendo que Cuba era el país libre de droga. Ese mismo día decidí que no daba la vida por un narcotraficante". A pesar de ello tuvo que aguantar el tipo hasta 1994 cuando se retiró.  Ex escolta de Castro: "Manipulador, egocentrista y oportunista"

Lo más visto