También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Defender la vida humana, tarea de todos

La convicción firme de que toda vida humana es sagrada e inviolable constituye uno de los pilares de la propuesta cristiana sobre el hombre y su vida en sociedad. Esta verdad es accesible a la razón común y se ve ilustrada por los hallazgos de la ciencia más avanzada. La Comisión Permanente de la CEE lo ha recordado en una Nota publicada hoy, en la que los obispos españoles hacen oír su voz en el debate abierto por la retirada del Anteproyecto de Ley para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada.Defender el derecho a la vida de todos, incluidos los más débiles e indefensos, es deber de los Estados y de la sociedad en su conjunto. En España, sin embargo, existe un marco jurídico-político que desde 2010 reconoce el aborto como derecho. El PP se mostró dispuesto corregir la desprotección de la vida humana naciente. En la hora de la verdad no ha sido así. Supuestos cálculos políticos han convertido al valor de la vida humana en algo negociable, lo que ha hecho que la desesperanza y el desencanto se apoderen de muchos.Por el contrario, los obispos sostienen que este es un momento propicio para extender la civilización del amor y la cultura de la vida. Y esto implica especialmente acompañar sin descanso a las madres embarazadas, para que ante sus dificultades elijan siempre el camino de la vida. Es la hora de fortalecer el tejido comunitario a favor de la vida y de exigir a las Administraciones públicas un esfuerzo más generoso en políticas eficaces de ayuda a la mujer gestante y a las familias.

Lo más visto