También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El Califato terrorista sirio-iraquí

De 

En medio de la profunda crisis desencadenada por el avance del yihadismo terrorista, culminada con la proclamación del Califato árabe, se reúne hoy en Bagdad el atomizado Parlamento iraquí, en un nuevo intento de formar un gobierno de unidad nacional, que parece una tarea casi imposible. La proclamación del nuevo Califato debería tener un efecto de catarsis ante la  amenaza de una división irreversible del país y la eventualidad de una intervención directa de Irán. Hay que tener en cuenta, en este contexto, lo que significa este nuevo Califato del que se ha erigido como nuevo “comendador de los creyentes” el líder de la rebelión yihadista Abubeker El Bagdadi que ha cambiado su nombre por el de Ibrahim.Su primera proclama ha consistido en exigir fidelidad a todos los musulmanes del mundo, que sueñan con la restauración del Califato islámico universal desde la caída del Imperio otomano, tras la I Guerra Mundial. No sería extraño que el sanguinario Bagdadi atraiga nuevos adeptos dentro y fuera de Irak, aparte de la amenaza que ya constituye para la economía mundial el control que ejerce de importantes yacimientos petrolíferos. Mientras el mundo occidental aclara sus confusiones, es el propio mundo islámico, a pesar de sus divisiones, el que tiene que reaccionar ante la amenaza  que supone este Califato surgido del terror.  Pero corresponde a los iraquíes, sobre todo, decantarse por la unidad y abandonar de una vez las políticas sectarias que tanto han contribuido a la aparición del yihadismo, como una secuela más del tremendo error cometido con la invasión liderada por Estados Unidos hace más de diez años.   

Lo más visto