También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En La Tarde

Aquí huele a muerto

250 cuerpos están hacinados en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid porque el funcionario que manejaba el horno crematorio se prejubiló y la plaza no se ha cubierto.

De 

Y no se ha hecho porque los sindicatos aseguran que ese horno emite muchos gases contaminantes y mientras se llega a una solución los cuerpos están amontonados en un subterráneo.

El doctor Miguel Angel Villaba, médico forense y presidente de la Asociación de Médicos  criminólogos de España, asegura que esta es una situación anormal, porque "los cuerpos se utilizan según el fin para el que se haya destinado, si es para investigar, si es para enseñar a los alumnos de medicina en anatomía y ahí se les somete a un proceso en formol".

Además "primero se los pone en camillas para ir eligiendo el cuerpo según para lo que se necesite. Un cuerpo puede estar años metido en formol y nunca se dejan al aire libre y cuando no sirven ni para la investigación ni para la enseñanza se les somete a un secado y se les incinera" explica el doctor Villaba.

"En el Testamento Vital solo consta que se dona el cuerpo y no se dice para lo que será destinado pero se debe seguir un protocolo sobre todo de respeto no se puede mantener los cuerpos tirados en un sótano, esto es totalmente anómalo" afirma el doctor Miguel Angel Villaba que según su punto de vista lo que aquí ha fallado "es la crisis y el acuerdo con esa funeraria que se ha alcanzado ahora se debería haber llegado antes".

Si estás pensando en donar tu cuerpo a la ciencia el presidente de la Asociación de médicos criminólogos de España afirma que "no todos los cuerpos son aptos como aquel que ha sufrido un grave accidente de tráfico. Los cuerpos que pueden estudiarse son los que no les faltan partes".


LA COMPLUTENSE INVESTIGA EL HACINAMIENTO DE CADÁVERES


La Universidad Complutense ha abierto un expediente informativo para aclarar el hacinamiento de cadáveres en un departamento de Medicina, aunque ha asegurado que el problema de personal que provocó la acumulación de restos se ha resuelto ya y que esta misma semana se comenzará a retirar los cuerpos.

 El diario El Mundo ha publicado hoy una información según la cual en las instalaciones del Departamento de Anatomía y Embriología II de la Facultad de Medicina se hacinan 250 cadáveres sin control ni higiene.

 La Universidad ha respondido a esta información a través de un comunicado en el que ha admitido que en ese departamento ha habido un "problema de dotación de personal en los últimos meses debido a la etapa de recortes que establecían una tasa de reposición cero en la plantilla", problema que "ya ha quedado resuelto".

 "En los últimos días el citado departamento había alcanzado un acuerdo con una empresa funeraria para la retirada de los restos humanos que se habían acumulado, proceso que se llevará a cabo esta misma semana", añade el comunicado.

 La Complutense critica que se hable de "un falso museo de los horrores", asegura que las fotografías publicadas se obtuvieron "de forma subrepticia en una cámara de acceso restringido", y que en ellas se ve la fase final de tratamiento de los cuerpos, cuando los restos cadavéricos formolizados y momificados se someten a un proceso de secamiento para poder ser incinerados.

 "Por tanto, esas imágenes dan una visión distorsionada de la realidad", afirma la Universidad, que asegura que el proceso de donación de cadáveres está "perfectamente regulado".

 Consultado por la Agencia Efe, el decano de la Facultad de Medicina, José Luis Álvarez-Sala, ha declinado hacer declaraciones y se ha remitido al comunicado envidado por la Universidad, y tampoco ha respondido el propio Departamento de Anatomía II.

 Sí ha hablado con Efe Fermín Viejo, profesor y exdirector del Departamento de Anatomía y Embriología Humana I, que ha explicado que en su departamento la situación es completamente distinta, ya que todos los cuerpos almacenados -calcula que actualmente son un centenar- están perfectamente clasificados, identificados y guardados garantizando las condiciones de higiene y el respeto.

 Una empresa funeraria es la encargada, en el caso de este departamento, de incinerar aquellos cuerpos que tras ser utilizados por los alumnos son inservibles para trabajar, y en ningún caso es el departamento el encargado de incinerar los cadáveres.

 Viejo ha dicho estar muy sorprendido por la noticia, y ha asegurado desconocer lo que ocurre en el Departamento de Anatomía II de la Universidad, dado que ambos departamentos funcionan de forma independiente, no comparten instalaciones y, de hecho, algunas salas están en pabellones diferentes.

 Otras universidades madrileñas, como la Autónoma, San Pablo CEU o Rey Juan Carlos, han asegurado que la práctica habitual para deshacerse de los cuerpos que ya no se pueden utilizar para investigación es contratar los servicios de una empresa funeraria, y todas ellas han insistido en que cumplen con los protocolos establecidos para esta materia.

 Preguntados por Efe, la Consejería de Sanidad y el Ayuntamiento de Madrid han dicho no poder inspeccionar o controlar la situación de los cadáveres en la facultad, ya que las Universidades tienen autonomía y escapan a las competencias de las administraciones y, por tanto, no se les aplica el Decreto 124/1997, de 9 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Sanidad Mortuoria.

 Desde los sindicatos, CCOO de Madrid ha achacado a los "recortes" en la Universidad la mala conservación de los cuerpos y ha recordado que esta situación parte de la jubilación de un trabajador cuya plaza no se ha cubierto.

 A su vez, la sección sindical de UGT-UCM ha explicado en un comunicado que desde el pasado 20 de febrero sus delegados de prevención intentan recabar información sobre las condiciones y funcionamiento del crematorio, tanto desde el punto de vista técnico como del de la seguridad y salud para los trabajadores, y ha denunciado que en la visita que realizaron a las instalaciones les ocultaran los lugares en los que se conservan los cadáveres.

 Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Donantes de Cuerpo a la Ciencia, Manuel Rubio, se ha mostrado convencido, en declaraciones a Efe, de que este caso es "puntual", y ha pedido que se siga donando el cuerpo a las facultades porque es una práctica respetuosa y muy necesaria

Aquí huele a muerto

Lo más visto