Boletín

Así informó COPE de la muerte de Juan Pablo II

Pasadas las 10 de la noche del 2 de abril de 2005, Paloma Gómez Borrero informaba de la muerte del Santo Padre

Audio

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:53

2 de abril de 2005, la atención de todo el mundo se centraba en la Plaza de San Pedro en Roma. Una plaza que estaba abarrotada de fieles que querían acompañar hasta el último momento al Santo Padre. El estado de salud de Juan Pablo II empeoraba con el paso de las horas y la Cadena COPE informaba de forma puntal de la última hora con una de las voces más míticas de la historia de la radio en nuestro país, la periodista y corresponsal de COPE en Roma Paloma Gómez Borrero, que durante muchos años siguió todos los pasos que daba el Papa Juan Pablo II.

La fecha del fallecimiento coincidió con la celebración de la Semana Santa, justo era el Sábado Santo y todos los cristianos se preparaban para la celebración del Domingo de Resurrección, pero ese año todo fue diferente. Pasadas las 22.00 de la noche, las primeras informaciones sobre la muerte del Papa empezaban a aparecer y Paloma Gómez Borrero daba la noticia en la antena de COPE: “El Papa ha fallecido a las 21:37 en punto”.

Los corazones de todos los asistentes a la Plaza de San Pedro se encogían en un puño y el silencio marcaba los minutos y las horas posteriores. Hasta allí se desplazaron miles de periodistas de todo el mundo, muchos de ellos Españoles. Entre esos enviados especiales estaba María Dabán, actual jefa de Nacional de la Cadena COPE, que junto a otros periodistas como Faustino Catalina informaron de lo que ocurría minuto a minuto en el Vaticano: “Las colas para acceder a la capilla ardiente eran infinitas, yo tuve que esperar cuatro horas. Durante su entierro sobrevolaron la Plaza de San Pedro una paloma y un avión, quizás para despedir al Papa viajero, al Papa de la paz”.

Aquellos días y hasta la proclamación del nuevo Papa, Benedicto XVI, Faustino Catalina, director de 'La Linterna de la Iglesia' en COPE, estuvo en Roma informando sobre todo lo que sucedía entono al Vaticano: "Todo era nuevo. Cuando llegué a la Plaza de San Pedro tenía muchas ganas de informar, pero también un sentimiento de mucha responsabilidad por informar a nuestra audiencia de este momento tan imporante". 

Lo más