Boletín

La Virgen de los Dolores: Nuestra Madre llora por nuestro Salvador

En el santoral de este 15 de septiembre recordamos a La virgen de los dolores

La Virgen de los Dolores: Nuestra Madre llora por nuestro Salvador

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13 sep 2019

Si ayer vivíamos la Exaltación de la Santa Cruz, este 15 de septiembre la Liturgia, nos propone a Nuestra Señora la Virgen de los Dolores. El Apóstol San Juan en su Evangelio destaca la presencia de María junto a la Cruz de Cristo. Así, con su inmenso amor y dolor de Madre, se une al Hijo en sus sufrimientos y padecimientos en bien de la salvación de la humanidad.

Es por ello, por lo que recibe el título de Corredentora. La representación de la Virgen al pie de la Cruz, ha sido un aliciente para los creyentes, quienes, descubren el valor de la redención y la malicia del pecado. María, que nos muestra en su regazo al Niño Jesús, fruto bendito de su vientre, se nos presenta también como abogada, ante el Hijo, que no cesa de ofrecerse por nosotros y entra, de una vez para siempre, en el Tabernáculo del Padre.

A la que Simeón profetizó que una espada atravesaría su alma, hoy la vemos fiel al Plan de Salvación. Bajo tu protección nos acogemos Santa Madre de Dios. En la Edad Media se celebraban los Cinco gozos de la Virgen, a los que se añadió los Cinco Dolores camino del Calvario, difusión llevada a cabo por los frailes servitas cada tercer domingo de septiembre.  La celebración se originó en Colonia en el siglo XV y en 1727 se propagó por toda la Iglesia bajo el Nombre de los Siete Dolores, hasta llegar así a la Fiesta de nuestros días.

La Virgen de los Dolores es la advocación que nos recuerda el dolor de una Madre al ver perder a su hijo. El hijo que nos salvó a todos.

Lo más