Santoral del 16 de junio: San Juan Francisco de Regis, Santo de paz ante las guerras religiosas

Hoy recordamos a San Juan Francisco de Regis.

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 1’

El Señor siempre ha pedido especialmente por la unidad y la paz. Lo hizo en el Cenáculo como el mejor Testamento y como el mejor Regalo de Pascua, cuando encontró a los discípulos asustados les confortó con el saludo de paz. Hoy celebramos a San Juan Francisco de Regis, un hombre que tuvo que luchar por la armonía en medio de las guerras y conflictos por causa religiosa.

Nace en 1597 en medio de un ambiente donde todavía permanecían las discordias entre los católicos y hugonotes, que era el nombre que recibieron los luteranos en Francia. Un año después, el rey Enrique IV, promulgó el Edicto de Nantes, otorgando una libertad plenamente religiosa a los protestantes.

En medio de este ambiente, Juan ingresa en la Compañía de Jesús, estudiando Teología, época en la que una terrible peste asola Toulouse, en la que morirán 87 jesuitas. Esto será lo que le estimule a ser sacerdote, teniendo algunos problemas para la profesión solemne, pero su ardor por ayudar a las personas es más fuerte que todas las dificultades. Pronto irá destinado a Montpellier donde destaca por sus grandes dotes de predicador lo que le hace admirable para unos, mientras no faltan las envidias a su elocuencia.

Poco después intenta ir a Canadá, pero la Providencia le depara otro plan como es continuar en el país galo donde muchas Diócesis necesitan ayuda ante los crecientes problemas que sufren. Su misión no estaba fuera, sino dentro de su propia tierras porque Dios a cada uno le otorga una tarea dentro de su ministerio. Concretamente en Viviers, convierte a los fieles y devuelve la salud espiritual que necesitaban. Su ministerio se articula en la vida de oración y el ejercicio de la caridad. Muere en 1640.

Religión