Santoral

San Cosme y San Damián

Los dos hermanos estudian medicina. Ejercen su profesión con los más necesitados. Su Fe les hace coherentes. Curan la salud material y se dedican a sanar los problemas espirituales

Una de las indicaciones más destacadas del Evangelio es dar gratis lo que se ha recibido gratis. Así lo debieron entender los Santos que conmemoramos en este día: San Cosme y San Damián. Su origen es muy antiguo. Pero en este caso no vamos a la Ciudad Imperial, que es Roma, sino a Egipto, de donde se les considera originarios.

Los dos hermanos estudian medicina. Sacan los estudios con facilidad. Pero chocan con la mentalidad existente, porque sus curaciones son gratis. No cobran nada y, especialmente, ejercen su profesión con los más necesitados. Su Fe les hace coherentes. Viven lo que creen. Curan la salud material y se dedican a sanar los problemas espirituales. Precisamente, sólo piden un favor a quienes les piden ayuda. A cambio quieren que les oigan hablar del Evangelio como Noticia Salvadora.

El santoral de hoy, sábado 26 de septiembre

Su labor es avalada por todos y los enfermos sienten el alivio. Bueno, por todos no. El Prefecto Lisias es un perseguidor de los cristianos. Hay que cumplir la orden imperial que manda erradicar la superstición de los que siguen a Jesús, llamado Cristo. No obstante, Herodes hay muchos porque, así como Herodes Antipas escuchaba con gusto a Juan Bautista, este Procurador romano veía la popularidad de los dos hermanos médicos y no quería ser cruel. Lo mejor era ser generoso y pedirles por las buenas que abandonasen la Fe. Se comprendería su extravío y no pasaría nada.

Pero Cosme y Damián no quieren dejar a Dios por los ídolos. Esto les cuesta suplicios diversos, pero salen ilesos de todo. El gobernador entra en cólera. Todo le ha salido mal, hasta ahora. Hacía falta cumplir la ley y un escarmiento para la plebe. Cosme y Damián son decapitados, mueren por Cristo mártires y son Patronos de los médicos, junto al evangelista San Lucas. Su culto es muy antiguo. La Plegaria I en la Misa les menciona expresamente por su pertenencia a las primitivas comunidades cristianas.