Santoral

Santa Elena

Tiene parte en el Edicto de Milán, cuando Constantino decreta el fin de la persecución contra los seguidores de Cristo y la libertad religiosa en el año 313

Dios siempre se recrea en las almas de sus hijos que buscan con sencillez hacer el bien. Muchos de estos hijos que alcanzaron la Santidad, vivieron siempre inmersos en pasar como el Señor, haciendo el bien. Hoy celebramos a Santa Elena. Nacida en Daprasano (Nicomedia), es originaria de familia pobre, inmersa en el paganismo. Ya de pequeña siente horror ante las matanzas de cristianos, y no entiende esta masacre.

A los 23 años contrae matrimonio, del que nacerá Constantino. Posteriormente su marido la repudia para poder casarse con la hijastra del emperador Maximiano y mantener el poder, llevándose a la Corte a su hijo. El testimonio de Eusebio de Cesarea habla de la condición cristiana de Elena quien, sin duda tiene parte en el Edicto de Milán, cuando Constantino decreta el fin de la persecución contra los seguidores de Cristo y la libertad religiosa en el año 313.

El santoral de hoy, lunes 17 de agosto

Previamente, tiene lugar la batalla del emperador contra los bárbaros, venciéndoles gracias a la Cruz que vislumbra en el Cielo y la inscripción en la que leyó: “Con esta Señal vencerás”. Cuando la madre llega a los setenta años, marcha a Tierra Santa para descubrir el Santo Leño donde entregó la vida por todos.

Para ello, al salir las tres cruces en las excavaciones puso un enfermo sobre cada una, reconociendo la del Redentor como aquella sobre la que sanó la moribunda que había colocado encima. Una vez hallada, hicieron tres partes que fueron a Constantinopla, Jerusalén y Roma. Después de morir, sus restos se llevaron a Roma donde reposa actualmente. En su haber también se cuenta los pasos sucesivos que dio su hijo, siguiendo el ejemplo de su madre, para convertirse casi en su lecho de muerte.