Santoral

Santos Félix y Digna

Los dos santos cordobeses fueron mártires tras ser condenados a morir degollados

España se ha preciado siempre de ser tierra de Santos y muchos de ellos han caído bajo la espada, como una de las formas más usuales de martirio. Hoy celebramos a los Santos cordobeses Félix y Digna, que sufrieron este derramamiento de sangre. Su muerte tuvo lugar en el siglo IX. Ambos pertenecían al Monasterio de Tavana del que también dependió San Fándilas.

El santoral de hoy, lunes 14 de junio

Digna, oriunda de la capital cordobesa, había vivido como religiosa contemplativa en el cenobio femenino al que atendían los propios religiosos Tavanenses. Así vivió el carisma de la entrega total a Dios alabándole día y noche, desde la vida de oración, pobreza, castidad y obediencia. Siempre tenía la costumbre de decir que su nombre estaba mal puesto porque debía resaltarse lo indigna e imperfecta que era.

Félix, por su parte, no había nacido en este lugar, sino en Alcalá de Henares. Posteriormente pasó un tiempo de formación y oración en Asturias, donde recibió el hábito monacal, para adentrarse en la realidad de la vida contemplativa, hasta que fue destinado a Córdoba, también al Monasterio Tavanense. En este lugar conoce a Digna. Su fidelidad al Evangelio, les hizo ser valientes testigos en medio de la persecución. Cuando les descubren como servidores de Cristo y su Buena Nueva. son condenados a muerte.

Ambos son condenados a morir degollados, recibiendo el impulso y el estímulo de San Fándilas, que les animó a perseverar en su entrega a la causa del Reino, derramando su sangre si fuera preciso. Después de ser decapitados, sus cuerpos fueron quemados y arrojados al río Guadalquivir, intentando así que los fieles cristianos no les enterrasen, ni les diesen el culto debido.

dd/mm