Santoral

San Francisco de Asís

Santo que goza de gran popularidad dentro del calendario cristiano y que se caracterizó por vivir la pobreza como la mejor exigencia evangélica

Hay Santos que dejaron una impronta para la humanidad que nunca se borró desde que pasaron por la tierra haciendo el bien a la forma del Maestro que es Cristo. En este Domingo XXVII del Tiempo Ordinario, precisamente, es la festividad de San Francisco de Asís, Santo que goza de gran popularidad dentro del calendario cristiano y que se caracterizó por vivir la pobreza como la mejor exigencia evangélica. Juan, hijo del comerciante Bernardone, nace en Asís el año 1182. Su infancia y juventud transcurrieron en medio de un deseo de aspirar a grandes puestos humanos.

Sin embargo, Dios le iba a rescatar de esas pompas para llevarle por la senda de la puerta estrecha que conduce a la Salvación. Ante su cambio de vida y aptitud, su padre intentó persuadirlo para que desistiera, pero Juan, renuncia a todo por Cristo y se cambia el nombre por el de Francisco. Así comienza su faceta de servidor de la Iglesia desde el más absoluto desprendimiento y fidelidad. Su predicación cala en el corazón de cuantos le escuchan, hasta el punto de que comienza a tener un grupo de discípulos deseosos de imitarle en su forma de vida.

El santoral de hoy, domingo 4 de octubre

Con este grupo daría los pasos para fundar los franciscanos, impulsando también, posteriormente, las damas de San Damián (con la ayuda de Santa Clara) y la orden tercera para seglares. Cuando tiene dados todos los pasos en el proyecto marcha a Roma. El Papa había tenido la noche anterior un sueño en el que veía cómo se hundían las columnas principales de San Juan de Letrán y un joven las sujetaba impidiendo que se destruyesen. Cuando llega Francisco reconoce en él al hombre del sueño y le da la aprobación de su carisma.

En su visita a los Santos Lugares que da tan impresionado que en la Nochebuena siguiente para la Misa del Gallo hace unas esculturas del Misterio de Belén, que son el origen del nacimiento que entronizamos cada Navidad en casa. Muere el año 1226. En la mente de todos queda el recuerdo de su cántico de las criaturas donde descubre a Dios. Los franciscanos, junto a los dominicos, forman las órdenes mendicantes porque vivían de la limosna que les daban.