Volver

Santoral

El santoral del 14 de septiembre: la Exaltación de la Cruz, exaltación de la humanidad

Es el símbolo de la Salvación de todo el género humano sumergido en el pecado y rescatado con la Sangre del Señor Jesús

Hay Misterios que merecen la pena celebrarse un día sólo para ellos. La Iglesia vive hoy una Fiesta de gran relevancia en el calendario cristiano: la Exaltación de la Santa Cruz y que merece la pena tener un día para Ella sola. En el año 335, dos décadas después del Edicto de Milán, se dedica la Basílica del Martyrion. El Emperador Constantino había encargado su construcción junto al Gólgota, lugar donde Cristo estuvo en el Sepulcro.

Cuenta la tradición que Constantino había recuperado la Cruz y quiso llevarla él a hombros por las calles pero sus atuendos no se lo permitieron, ya que sintió que no tenía fuerzas. Comprendiendo que iba muy suntuoso se despojó de sus ropas lujosas y se vistió de sayal. El Árbol de la Cruz, es el lugar donde Cristo borra el protocolo que nos condenaba y nos devuelve la gracia salvadora que Adán nos arrebató con su desobediencia a Dios en el Paraíso.

El santoral de hoy, lunes 14 de septiembre

Es el símbolo de la Salvación de todo el género humano sumergido en el pecado y rescatado con la Sangre del Señor Jesús, quien al derramarla en el Calvario, adquiere para Dios un Pueblo Santo. El Misterio de la Cruz, marca el Misterio Pascual, que alcanza su cumbre en la Resurrección. Se celebra la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz el 14 de septiembre porque recordamos también el aniversario de la consagración de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén en el año 335 de la era actual.

Esta fiesta se celebra desde el siglo IV. En la liturgia romana la celebración de este día es "fiesta del Señor", segunda categoría litúrgica entre las fiestas de los santos, y se celebra en todas las iglesias. Si cae en domingo, tiene preferencia ante la celebración dominical y el color litúrgico del día es el rojo.