SANTORAL 21 OCT

Santa Úrsula: una fe más fuerte que los hunos

Úrsula fue sorprendida por los hunos viajando a Roma, huyendo del peligro. Cuando la quisieron por esposa, ella se negó y murió por ello, por Jesús. 

Santa Úrsula: una fe más fuerte que los hunos

Santa Úrsula: una fe más fuerte que los hunos 

Jesús Luis Sacristán

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19 oct 2018

La Fe se muestra en los acontecimientos más inesperados. Santa Úrsula, que celebramos en este día nunca se iba a imaginar que su viaje a Roma antes de los desposorios le traería un gran disgusto, porque le llevaría a la muerte por el Señor.

La historia de Santa Úrsula nos lleva hasta el siglo IV. Una joven princesa de estirpe anglosajona vive su Fe de forma ejemplar entre sus paisanos y cortesanos. Un día, el tirano Máximo, que accede como Emperador, le obliga a ella y a sus doncellas a casarse con unos militares paganos. Esto no era por casualidad. Maximiliano sacaba así grandes beneficios, más oscuros que transparentes.

Todas aquellas doncellas y súbditos, auspiciados por su princesa, decidieron encomendarse al Señor para que les librase de los paganos. Esto se lo concedieron y embarcaron rumbo a la Ciudad Eterna. Allí, el Papa San León Magno había defendido Roma de Atila, llamado "El azote de Dios". Pero los hunos estaban imparables en sus atrocidades y, casualmente, dieron con las naves que llevaban a estos santos a Roma.

En su argucia, vieron varias doncellas que escoltaban a una princesa. Eran su botín y según su ritual las podían tomar como esposas. Úrsula alegó su condición de cristianas y que su dedicación a Cristo sería hasta el final. Las huestes de Atila se sintieron despreciadas y, al mismo tiempo, enfurecidos. Había que ajusticiarles con una muerte llamativa y dolorosa a su más puro estilo. Úrsula muere entre horrendos suplicios.

La devoción a estos Santos mártires va cristalizando hasta llegar a hacerse unos bustos de talla que se entronizaron en los Países Bajos. La Reforma Protestante hizo de aquellos relicarios pasto para el protestantismo, destruyendo muchas imágenes. Eran los tiempos de Felipe II cuando el monarca trae buena parte de las tallas a España, que es católica para que se les venere como se merecen. Por fin Santa Ángela de Mérici tuvo un sueño en el el que Santa Úrsula le agradecía su devoción y, por su parte, Santa Ángela puso a su fundación ursulinas en atención a Santa Úrsula.

Lo más