SANTRORAL 15 OCTUBRE

Santa Teresa de Jesús: la alegría de Dios en la contemplación

Hoy recorremos la intensa vida de Santa Teresa de Jesús, ereformadora del Carmelo.

Santa Teresa de Jesús: la alegría de Dios en la contemplación
Jesús Luis Sacristán

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12 oct 2019

Recuerda un refrán que no hay peor cosa que un triste Santo. De ahí que muchos lo han copiado con la idea de vivir con alegría la santificación diaria. Saber poner al mal tiempo buena cara y desbordar toda la ilusión posible. Sin estos ingredientes no se lograría la Santidad de vida. Por eso la sencillez y la dulzura se unen al hablar de Santa Teresa de Jesús, cuya fiesta celebramos hoy. 

Nacida en Ávila el 28 de marzo de 1515, la santa andariega como se la denominaba ingresó en el Convento Carmelita de la Encarnación. Aquí buscaría una experiencia profunda de Dios desde la oración y la vida contemplativa. Sintiendo que el Cielo le pedía fortalecer el Carmelo, inicia la renovación, cambio que afecta también a los varones. Para ello contó con la valiosa ayuda de San Juan de la Cruz al que graciosamente llamaba “el medio fraile” por su pequeña estatura. 

A largo de su trayectoria, funda quince monasterios, empezando con el Convento de San José, en su ciudad natal. Pero no todo, fue camino de rosas, porque soportó muchas incomprensiones y persecuciones. San Pedro de Alcántara que era su guía espiritual, fue su garante para evitar que Santa Teresa fuese apresada y procesada por la Inquisición, dada su ascendencia judía.

A pesar de todo, ella siempre tuvo una fuerte unión con el Esposo –Cristo- siendo una de las grandes místicas, realidad que plasmó en sus muchos escritos espirituales y literarios, como es El Castillo Interior o El Libro de su Vida. En su trato cercano con el Señor decía que trataba tan mal a sus amigos, y que por eso tenía tan pocos. Dejó esta vida, a la que denominó una mala noche en una posada, el 4 de octubre de 1582. Pablo VI, le declaró Doctora de la Iglesia. Después de tantas controversias en su lecho de muerte fue famosa su frase “al fin muero hija de la iglesia Católica”.

Etiquetas

Lo más