Boletín

SANTORAL 17 AGOSTO

La Santa fundadora contemplativa cuyo carisma tiene como protectora a la Inmaculada

Santa Beatriz de Silva se creó en la corte y fundó las Concepcionistas Franciscanas.

Concepcionistas

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 17:27

La familia siempre es la cantera de vocaciones en todos los órdenes. De la institución pueden brotar laicos consagrados, padres y madres de familia, sacerdote, consagrados y contemplativos. Donde se forja la Fe y el aprendizaje para la vidsa cotidiana surge todo esto. Hoy celebramos a Santa Beatriz de Silva, en cuyo hogar se dieron las circunstancias para todo tipo de vocaciones en la Fe y en la vida ordinaria. 

Su padre había luchado en el siglo XV en la conquista de Ceuta, a las órdenes del capitán Meneses, casándose con su hija. Fruto de este matrimonio, nacerán once hijos, siendo canonizados Beatriz y Amadeo. Posteriormente el rey Don Juan I ofreció a su padre la Alcaldía de Campomayor, ciudad fronteriza dentro de los límites de España. En ese lugar los once hermanos recibieron la más esmerada educación. 

Cuando el monarca se traslada con la corte a Tordesillas, en Valladolid, las envidias de la reina, llevan a Beatriz a sufrir un encierro en un baúl del que se verá liberada milagrosamente por la Virgen a los tres días. Así llegará al Convento de Santo Domingo el Real en Toledo, donde vive en la más absoluta soledad, buscando el olvido, hasta que funda con un grupo de doce compañeras que le siguen, la Orden de la Inmaculada Concepción, aprobada por el Papa Inocencio VIII, en la Bula “Inter Universa” en 1489.

Las Concepcionistas Franciscanas viven la pobreza, al obediencia y la castidad, teniendo la pureza de María Inmaculada como timón en su carismaSanta Beatriz poco tiempo pudo dirigirla como Superiora ya que muere después de haber tenido una revelación de la Reina de los Cielos. Su obra se extendió por toda Europa y América, contando con más de 150 Monasterios cuando fue canonizada por Pablo VI en 1976.

Lo más