SANTO 27 FEBRERO

San Gabriel de la Dolorosa, hijo pródigo

Hoy es San Gabriel de la Dolorosa.

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 2’

La Cuaresma es el itinerario de cambio y conversión para recibir el bautismo en la Noche Santa de Pascua, o revivirlo. Así les pasó a San Ambrosio y San Agustín. Hoy la Iglesia nos presenta la figura de San Gabriel de la Dolorosa. Él vivió la experiencia del Hijo Pródigo que se alejaba de la Casa de Dios hasta que se acercó definitivamente, encontrando ese momento de Luz que le dió la Gracia del Bautismo.

En 1838, seis siglos después de que Asís viese nacer a San Francisco esta misma tierra acogió a este religioso que originariamente se llamó Francesco. Los primeros tiempos eran de una vida mundana. Tras una juventud alejada de Dios, las dificultades y la enfermedad le llevaron hasta el Señor. No obstante hubo también algún tiempo de propósitos de cambiar de vida que no se llegaron a cumplir.

Gabriel quiso llevar una vida más ordenada pero los halagos mundanos le llevaban de nuevo al punto de partida del alejamiento de Dios. En su vida encontró muchos tiempos de hambre y de noche oscura como los grandes míssticos para descubrir el camino que Dios le ponía. Encomendado a la Virgen en un gesto de arrepentimiento ingresa en los Pasionistas fundados por San Pablo de la Cruz que se dedican a vivir los Misterios de Cristo en la Cruz.

Ahí se encontró con la belleza que es el Señor, a la que tarde amó, a pesar de que como el Buen ladrón llegó a tiempo. Entonces se cambia su nombre por el de Gabriel. Con tan sólo 25 años San Gabriel de la Dolorosa parte hacia el Cielo y Él mismo ante la brevedad de su vida religiosa hizo suyas las palabras de la Sagrada Escritura cuando dice “Terminó sus días en breve tiempo, pero ganó tanto premio como si hubiera vivido muchos años”.

Religión