SANTORAL 5 AGOSTO

Nuestra Señora de las Nieves: el día que la Virgen pidió una casita en su honor sobre un monte nevado

Un matrimonio nombró a la Virgen heredera de sus bienes y Ella pidió edificar una Iglesia

Tiempo de lectura: 2’

Dios sin duda es sorprendente. Cada momento de la vida es un signo de su amor y una señal donde lo importante es sentir su presencia que no nos deja ante ninguna dificultad. Su mano amiga nos guía por los caminos de la vida y cualquier realidad es buena para alabarle y darle gracias por cuandos beneficios nos da, también a través de su Madre, a la que hoy veneramos como Nuestra Señora de las Nieves, en la Dedicación de la Basílica de Santa María La Mayor de Roma.

La historia nos lleva al siglo IV. En la Capital del Imperio, ya había llegado el Edicto de Milán del Emperador Constantino, que se extendía a todo el orbe renunciando a perseguir cualquier religión. La Fe cristiana se había ido abriendo camino entre los propios romanos y un matrimonio de clase noble tenían una gran herencia.

Su anhelo era llegar a tener hijos a los cuales poder legar un día todo su patrimonio. Sin embargo eso no llegaba por lo que ellos lo dejaron todo en manos de la Virgen a la que querían hacer heredera haciendo algo que le agradase. Pronto encontraron la respuesta al tener por separado la visión donde la Reina de los Cielos les pedía que construyesen una Iglesia donde Ella les indicase. Algo similar vio el propio Pontífice.

Entonces el Papa organiza una Procesión hacia el lugar indicado por la Señora, encontrándole nevado en pleno mes de agosto, en que por estación climatológica, era imposible este fenómeno. Por ello, le ponen Nuestra Señora de las Nieves. En este Recinto Sacro, se conservaba, según la tradición, un trozo de la Cuna de Belén. Como desapareció, en el siglo V se edifica otro Templo grande que es la actual Santa María la Mayor. A esta Basílica llamada anteriormente Nuestra Señora de las Nieves, se le invoca como Auxilio del Pueblo Romano.

Religión