SANTO 29 SEPTIEMBRE

Los Santos Arcángeles, protagonistas en los momentos estelares de la Historia de la Salvación

San Miguel, San Gabriel y San Rafael sirven a Dios en su Templo

Tiempo de lectura: 1’

Dios está presente en cada uno de los hombres y en la Sagrada Escritura se recoge cómo cuenta con algunos mensajeros especiales que le sirven día y noche. Son los Ángeles del Señor, que se han mostrado especialmente en algunos de esos momentos en los que entra en juego la Salvación. Dentro de ellos están los Arcángeles, de los cuales conocemos tres por sus Nombres y que celebramos en esta jornada, Domingo XXVI del Tiempo Ordinario: Miguel, Gabriel y Rafael. 

Es la Sagrada Escritura quien nos presenta a los tres como los príncipes de los coros celestiales. Miguel, cuyo significado es “fortaleza de Dios”, es el defensor del Señor frente a los ángeles malos. Se trabó una batalla en el Cielo. El Antiguo Testamenteo dice que Miguel y sus ángeles lucharon, venciendo al Dragón y sus secuaces, y ya no hubo sitio para ellos, sindo arrojados al infierno. El Papa León XIII compuso una oración a este Arcángel para que defienda a la Iglesia de las batallas contra el maligno.

Gabriel, cuyo nombre significa “mensajero de Dios”, tiene parte en los acontecimientos claves de la Historia de la Redención. Anuncia a Zacarías el nacimiento del Bautista, el Precursor del Señor. También a María, le saluda como la Llena de Gracia, comunicándole que, de ella, nacerá el Salvador del mundo, el Mesías, el que tenía que librar a su pueblo de los pecados.

Finalmente, Rafael, que significa “medicina de Dios”, acompaña Tobías en su viaje para desposarse y sana a su prometida del demonio que la tenía poseída y a su padre Tobías de la ceguera que sufría. A él se le invoca en la protección de los conductores y caminantes, junto a San Cristóbal. Los tres se encuentran alabando al Señor día y noche en su Santo Templo del Cielo.

Religión