Santoral

El Bautismo del Señor

Hoy, Tercer Domingo después de la Natividad de Jesucristo, es la Fiesta del Bautismo del Señor

Durante todo este periodo hemos vivido los preparativos para la Natividad del Mesías al que hemos contemplado hecho Niño en Belén y adorado por los pastores y los Magos. Hoy, Tercer Domingo después de la Natividad de Jesucristo, es la Fiesta del Bautismo del Señor. Tal y como cuenta Evangelio, cuando Juan bautizaba en el Jordán, se presentó Jesús para ser también bautizado. Entonces el Precursor le dijo: “Soy yo quien tiene que ser bautizado por Ti”.

A estas palabras, el Señor contestó: “Déjalo. Conviene que cumplamos con toda justicia”. Entonces le bautizó. Cuando salió del agua se abrieron los Cielos y bajó el Espíritu Santo sobre Él, aleteando en forma de Paloma. Entonces, se oyó la Voz del Padre desde una nube, diciendo: “Este es mi Hijo muy Amado. Mi Predilecto. Escuchadlo”. Juan Bautista dio testimonio de esto, y su testimonio es veraz.

De esta forma queda de manifiesto que el Bautismo de Juan no es sacramental, sino una forma de preparación para la Venida del Mesías, y que Cristo se hace bautizar, no porque tenga pecado, sino para presentarse al pueblo de Israel, al inicio de su Vida Pública, tras treinta años oculto en Nazaret donde señalan los evangelistas que vivió bajo la autoridad de María y de José, obedeciéndoles en todo.

También es una prefiguración del Sacramento Bautismal, puesto que, como recuerda el Ritual, al descender Cristo en el agua del Jordán, desde entonces tiene poder de santificación. Con esta celebración culmina el Tiempo de Navidad, que se iniciaba en la Misa de medianoche del 24 de diciembre dando paso al Tiempo Ordinario, el más largo de todo el Año Litúrgico, que se verá interrumpido el 2 de marzo con el Miércoles de Ceniza que abre paso a la Cuaresma.


dd/mm