Boletín

SANTORAL 15 AGOSTO

La Asunción de la Virgen: la Pascua de María

Siguiendo la Tradición y el sensus fidei del pueblo, Pío XII definió el Dogma de la Asunción.

La Asunción del Misteri

Jesús Luis Sacristán García

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:37

San Pablo en sus Cartas recuerda que Cristo tiene que reinar hasta que haga de sus enemigos, estrado de sus pies y que es Primicia de los muertos, primero Él y luego los demás. Y en ese orden le sigue la Madre del Cielo. Hoy jueves, 15 de agosto, y en medio del ecuador del mes, celebramos la Asunción de la Virgen. 

Fue el Papa Pío XII, quien, el año 1950 definió este Dogma, cuando proclamó de Fe Divina y Revelada que la Virgen María, terminado el curso de su vida terrena, fue asunta en Cuerpo y Alma a los Cielos. El Libro del Apocalipsis presenta este Pasaje que alude a la Glorificación de la Mujer en la que vislumbra a María.

Una señal apareció en el Cielo: Una Mujer resplandeciente como el sol, con la luna por pedestal. Estaba a punto de dar a luz y gritaba entre los espasmo del parto. Junto a Ella, apareció también otra señal. Un enorme dragón rojo con siete cabezas y diez diademas. El dragón estaba enfrente de la mujer, esperando a que diese a luz y dispuesto a tragarse al fruto de sus entrañas. Pero a Ella le fueron dadas alas y fue arrebatada de aquel lugar. Entonces el dragón humillado, se puso a hacer la guerra a los descendientes del Hijo de la Mujer.

Un relato antiquísimo cuenta que la Virgen, al terminar su vida, fue sepultada por los Apóstoles, pero Tomás no estaba. Cuando vuelve de predicar le comunican lo sucedido. Él quiere ir al Sepulcro para verla. Cuando van no está y Tomás asegura haber visto a la Señora resplandeciente, llevada al Cielo por Ángeles. A lo largo de los siglos los Padres de la Iglesia como San Agustín, San Jerónimo o San Juan Damasceno han defendido a María en Cuerpo y alma en el Cielo. También han surgido tradiciones en el pueblo fiel como la Silva, el Misteri o el Tálamo de la Virgen recreando los momentos finales de la Señora en la tierra y su tránsito a los Cielos. La Asunción de la Virgen a los Cielos es, por tanto,la Pascua de María.

Lo más