El Papa reza por los Juegos Olímpicos de Tokio: "Que sean un signo de esperanza y fraternidad universal"

Francisco se refirió a la inauguración del evento en la capital japonesa e insistió en la sana competencia. El Papa siempre ha valorado el deporte como un "camino de santidad"

Tiempo de lectura: 2’

Durante el Ángelus del pasado domingo 25 de julio, el Papa Franciscose refirió a la inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, celebrada el pasado viernes 23 de julio en la capital nipona.

“En esta época de pandemia, que estos Juegos sean un signo de esperanza, una señal de fraternidad universal bajo la bandera de la sana competencia”, aseguró el Papa a los presentes en la Plaza de San Pedro. Del mismo modo, el Pontífice pidió al Señor que “bendiga a los organizadores, a los atletas y a todos los que colaboran en esta gran fiesta del deporte”.

Durante su pontificado, el Papa Francisco ha valorado en numerosas ocasiones el deporte como “un camino de vida, de madurez y de santidad”.



“Se puede salir adelante. Pero nunca se puede salir adelante solo, siempre en equipo, siempre en equipo, esto es importante”, explicaba también el Papa durante la visita de un equipo de fútbol italiano al Vaticano en febrero de 2021.

Estaba previsto que los Juegos Olímpicos tuvieran lugar el verano de 2020. Sin embargo, la pandemia de la covid-19 obligó a los organizadores a posponer el evento al año siguiente, a la espera de una situación sanitaria más favorable y segura.

Finalmente, la inauguración de los Juegos Olímpicos tuvo lugar el pasado 23 de julio de forma televisada para todo el mundo desde un estadio carente de público, a causa de las medidas de seguridad para la prevención de contagios.

El Papa Francisco y su afición por el deporte

La afición de Francisco por deportes como el fútbol jamás ha sido un secreto. De hecho, el Santo Padre siempre ha sido un aficionado del fútbol, siendo socio del equipo San Lorenzo de Almagro. No era extraño encontrarse al que fuera hace años el Arzobispo de Buenos Aires acudiendo a varios de sus partidos.



La repercusión de este aspecto tan característico del Papa es tal que el equipo argentino le ha dedicado varios homenajes. En agosto de 2014, los jugadores del San Lorenzo decidieron realizar un viaje a Roma para presentarle a su fan más célebre la Copa Libertadores que acababan de ganar.

En aquella ocasión, el Papa los recibió en la Sala Juan Pablo II y les dirigió unas palabras. En su breve discurso al equipo ganador, Francisco se refirió a la necesidad de combinar la educación con la práctica del deporte en equipo: “El balón se convierte en un medio para invitar a personas reales a compartir amistad, a encontrarse en un espacio, a mirarse a la cara, a desafiarse mutuamente para poner a prueba sus habilidades”.

Religión