Muere asesinado un sacerdote en México: "Este tipo de acontecimientos que nos sacuden, nos hacen reflexionar"

El suceso tuvo lugar en el pueblo de Galeana, en el estado de Morelos. El obispo explicó que el asunto está en manos de la policía y ha exhortado a los fieles a rezar y discernir

Tiempo de lectura: 2’

El pasado 31 de agosto, fue asesinado en México el sacerdote José Guadalupe Popoca. El trágico suceso tuvo lugar en la localidad de Galeana, ubicada en el estado de Morelos. El presbítero ejercía su ministerio pastoral en la parroquia San Nicolás de Bari, que se encuentra en dicho municipio.

Mons. Ramón Castro, obispo de la diócesis de Cuernavaca -a la que pertenece el pueblo-, manifestó que se encontraban "verdaderamente sorprendidos" por el hecho. El prelado también explicó que el suceso ya está siendo investigado por las autoridades, con el objetivo de que esclarezcan los sucesos detrás del crimen: "Nos ayudarán a encontrar qué es lo que ha sucedido".



Por otra parte, Mons. Castro exhortó a la comunidad cristiana de Galeana a "discernir lo que Dios nos quiere decir a todos a través de este tipo de acontecimientos que a todos nos sacuden, nos hacen pensar y nos hacen reflexionar".

El obispo es conocido en México por sus repetidas denuncias contra la violencia que vive el país y, más concretamente, el estado de Morelos. También es impulsor de las caminatas por la paz que tienen lugar en la región todos los años.

La violencia en México, una constante tragedia

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública mexicano denuncia que, durante los primeros siete meses del 2021, han sido asesinadas un total de 769 personas, a lo que se suman 10 víctimas de secuestros. Además, el Índice de Paz México 2021, publicado por el Instituto para la Economía y la Paz, afirma que Morelos es el noveno estado más violento de los 32 que conforman el país.

A pesar de que el 95% de la población mexicana practica la confesión católica, la situación para el clero en el país no es en absoluto favorable. Y es que, tal y como refleja el informe de libertad religiosa de Ayuda a la Iglesia Necesitada, todavía se produce una violencia desmesurada contra el clero, las iglesias y los fieles por parte del crimen organizado y motivaciones corruptas o de extorsión. De hecho, las organizaciones criminales como, por ejemplo, los cárteles de droga, tienen a los sacerdotes como uno de sus objetivos, ya que adoptan un papel activo en lo referente a la denuncia social y la información a las autoridades acerca de las actividades que se producen en sus zonas de labor pastoral.

Si bien los clérigos no son asesinados, aparentemente, por su condición eclesial o su fe, es cierto que su labor lleva implícita la defensa de los derechos humanos y la dignidad de la persona, algo que incomoda a estas organizaciones que deciden secuestrarlos y darles muerte, además de atacar las iglesias. Lo mismo ocurre con los fieles que deciden denunciar las acciones delictivas de estas organizaciones.



Religión