El Papa pide en el Regina Coeli que los nuevos santos inspiren caminos de diálogo para el fin de la guerra

Francisco ha pedido la interseción de los diez beatos canonizados especialmente en los corazones y las mentes de quienes ocupan puestos de gran responsabilidad

Tiempo de lectura: 2’

El Papa Francisco ha consagrado hoy a 10 nuevos santos en la plaza de San Pedro, en el primer acto de canonizaciones tras la pandemia. El pontífice ha pedido la intercesión de los nuevos santos para que “inspiren soluciones de unión, caminos de diálogo, especialmente en los corazones y las mentes de quienes ocupan puestos de gran responsabilidad y están llamados a ser protagonistas de la paz y no de la guerra”.

Antes de concluir la Celebración Eucarística, el Santo Padre ha querido saludar y agradecer la presencia de los allí presentes. “A a mis hermanos cardenales, a los obispos, a los sacerdotes, a los religiosos y religiosas, especialmente a los que pertenecen a las familias espirituales de los nuevos santos, y a todos ustedes, pueblo fiel de Dios, reunidos aquí desde tantas partes del mundo”.



Además ha hecho hincapié en un saludo a las delegaciones oficiales de varios países, especialmente al Presidente de la República Italiana. Francisco ha afirmado que “es bueno ver que, con su testimonio evangélico, estos santos han favorecido el crecimiento espiritual y social de sus respectivas naciones y también de toda la familia humana. Mientras, lamentablemente, en el mundo crecen las distancias y aumentan las tensiones y las guerras, que los nuevos santos inspiren soluciones de unión, caminos de diálogo, especialmente en los corazones y las mentes de quienes ocupan puestos de gran responsabilidad y están llamados a ser protagonistas de la paz y no de la guerra”.

No es la primera vez que el Santo Padre se refiere a los conflictos bélicos. Ha condenado en numerosas ocasiones la guerra en Ucrania y ha mostrado la disponibilidad del Vaticano a "hacer todo lo posible" para ayudar a lograr una solución pacífica. Incluso ha llegado a pedir una reunión en Moscú con el presiente ruso, Vladimir Putin, para pedirle que detenga el conflicto, pero aún no ha recibido respuesta, según señaló en una reciente entrevista en el diario "Corriere della Sera”.

En su último discurso ante los miembros del Consejo para la Unidad de los Cristianos, Bergoglio destacó que "ante la barbarie de la guerra, este anhelo de unidad debe ser alimentado de nuevo" y que "ignorar las divisiones entre cristianos, por costumbre o resignación, significa tolerar esa contaminación de los corazones que vuelve fértil el terreno para el conflicto".

Francisco ha finalizado su intervención saludando a todos los desplazados, los peregrinos y los que han seguido la Santa Misa a través de los medios de comunicación. Acto seguido ha dirigido la oración a la Virgen María “para que nos ayude a imitar con alegría el ejemplo de los nuevos santos”.

Religión