El Papa Francisco pide a los jóvenes escucha, valentía y servicio en su vídeo del mes de mayo

En el proceso de encontrar el propio camino en la vida, el Pontífice anima a los jóvenes a escuchar como la Virgen María y a prestar atención a las palabras de sus abuelos

Tiempo de lectura: 2’

El Papa Francisco ha dedicado su vídeo del mes de mayo a los jóvenes, invitándolos a que “descubran en María el estilo de la escucha, la profundidad del discernimiento, la valentía de la fe y la dedicación al servicio”. El Santo Padre confía a toda la Iglesia Católica a través de la Red Mundial de Oración del Papa.



La importancia de la escucha

El Papa ha querido comenzar su intervención en el vídeo recomendando a los jóvenes que en su proceso de discernimiento escuchen “las palabras de los abuelos”, ya que “en ellas encontrarán una sabiduría que los llevará a ir más allá de las tendencias del momento”. Sin embargo, también deben ser escuchados. Francisco ya reclamó en la Exhortación Christus vivit que “nos hace falta crear más espacios donde resuene la voz de los jóvenes”. A raíz de esto, en el año 2019 se creó un organismo internacional de representación de los jóvenes para fomentar su participación y corresponsabilidad en las Iglesias particulares.

Valentía y servicio

El mensaje de mayo también está marcado por el servicio, de forma que el discernimiento tenga un impacto positivo en los demás. Francisco invita a los jóvenes a ser valientes y decididos para decir ‘sí’ al Señor como hizo María, que “se arriesgó y lo apostó todo cambiando su vida al seguirle”. “Ustedes, los jóvenes que quieren construir un mundo mejor, sigan su ejemplo”, insiste el Santo Padre.



El ejemplo de María para los jóvenes, indicado por el Papa Francisco en este video, es subrayado por el Padre João Chagas, responsable de la Oficina Jóvenes del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida: “El tema de la próxima peregrinación intercontinental de los jóvenes -la JMJ de Lisboa 2023- será mariano: ‘María se levantó y se fue deprisa’ (Lc 1,39). Todo el camino de preparación de este evento es una invitación a los jóvenes para que se levanten y ayuden al mundo a hacerlo.

En su último mensaje a los jóvenes, el Santo Padre los invitó: ¡ayudémonos ‘unos a otros a levantarnos juntos, y en este difícil momento histórico seremos profetas de tiempos nuevos, llenos de esperanza. Que la Bienaventurada Virgen María interceda por nosotros’ (Papa Francisco, Mensaje para la XXXVI JMJ)”.

En el final de su mensaje, Francisco reclama oración para que “los jóvenes, llamados a una vida plena, descubran en María el estilo de la escucha, la profundidad del discernimiento, la valentía de la fe y la dedicación al servicio.

Religión