El Papa Francisco celebra por sorpresa la Misa de la Cena del Señor en la casa del cardenal Becciu

El pasado 24 de septiembre el Santo Padre aceptó su renuncia a los derechos relacionados con el Cardenalato

Tiempo de lectura: 2’

El Papa Francisco ha celebrado esta tarde por sorpresa la Misa de la Cena del Señor en casa del cardenal Angelo Becciu, que fue desposeído de los derechos inherentes a la condición de cardenal el pasado 24 de septiembre.

Se sabía que este año Francisco no iba a participar en la celebración de la Misa de la Cena del Señor que ha tenido lugar esta tarde en la basílica de San Pedro, que ha presidido el cardenal Giovanni Battista Re, decano del Colegio Cardenalicio. Se desconocía cómo iba a ocupar la tarde el Papa tras haber celebrado, esta misma mañana, la Misa Crismal.



En otras ocasiones, el Pontífice había celebrado la Misa in Coena Domini, con el tradicional lavatorio de pies, en una cárcel de las afueras de Roma, pero todo hacía indicar que la pandemia no iba a permitir que el Papa repitiese ese gesto.

El Santo Padre tenía preparado otro gesto altamente simbólico para el Día del Amor Fraterno: concelebrar la Misa junto al cardenal al que obligó a renunciar a su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y a los derechos que proporciona el título de cardenal, entre ellos, la posibilidad de participar en un futuro Cónclave.

Según fuentes del Movimiento de los Focolares, confirmadas por el entorno del cardenal Angelo Becciu, alrededor de las 17:30 horas, el Papa Francisco ha llegado al apartamento privado del purpurado en el Palacio del Santo Oficio y ha celebrado en la capilla la Misa in Coena Domini. Además del cardenal y de las religiosas que lo ayudan, estuvieron presentes algunas focolarinas. Al tratarse de un compromiso privado del Santo Padre, no hay confirmación oficial por parte de la Sala Stampa.



Religión