El Papa dona 100 mil euros a la Iglesia de Zambia para ayudar a los más necesitados

En febrero pasado, en Zambia, más de 2 millones y medio de personas se vieron afectadas por la secuencia de sequías e inundaciones

Tiempo de lectura: 1’

La ayuda del Papa Francisco a Zambia asciende a 100.000 euros y ha sido entregada a la Conferencia de obispos católicos de Zambia. Una ayuda dirigida fundamentalmente a las personas con carencias nutricionales y falta de alimentos que será distribuidas a través de las diócesis.
El obispo de Chipata y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Zambia (ZCCB), George Lungu hizo un llamamiento al Santo Padre a través del Nuncio Apostólico en Zambia y Malawi, Gianfranco Gallone, para apoyar a los más necesitados, especialmente, en medio de la crisis sanitaria y económica causada por la pandemia del coronavirus en una nación ya vapuleada por el hambre y la pobreza.

ctv-hy9-zambia

Dinero para los más necesitados

El Secretario General de la ZCCB, Cleophas Lungu hizo el anuncio a través de la página Facebook del episcopado. «De las muchas solicitudes que recibió el Papa Francisco, eligió responder a una solicitud de Zambia. Este dinero se distribuirá a través de las diócesis para llegar a las personas más necesitadas, especialmente a las que han sufrido las recientes sequías e inundaciones».

Sequías e inundaciones

En febrero pasado, más de 2 millones y medio de personas se vieron afectadas por la secuencia de sequías e inundaciones. Un mes antes, la ONU ya advertía sobre una crisis de alimentos de proporciones en ocho países de África central y austral, entre ellos Zambia, donde el 20 por ciento de la población está en situación de grave inseguridad alimentaria. A esto se suma la crisis causada por la pandemia. Mientras el Instituto Nacional de Salud Pública de Zambia mantiene una fuerte campaña para sensibilizar a la población sobre la necesidad del uso de la mascarilla y el respeto de las medidas de distanciamiento y prevención, el país se enfrenta a la amenaza de verse abrumada por un desborde de casos de coronavirus.

Religión