El Papa acude al velatorio de su confesor, el zamorano Manuel Blanco

Francisco ha rezado ante el féretro del padre Manuel Blanco, sacerdote franciscano y natural de Zamora, y que ha sido su confesor desde su llegada en 2013

Tiempo de lectura: 2’

Francisco reveló en 2015 en una entrevista a la emisora portuguesa Radio Renasença que se confiesa ''cada quince días, veinte días. Me confieso con un padre franciscano, padre Blanco'', y añadió que ''nunca tuve que llamar a una ambulancia que lo llevara de vuelta, asustado de mis pecados''.

Manuel Blanco fue confesor del Papa Francisco desde su elección en 2013. Falleció el pasado viernes 21 de junio y la capilla ardiente se instaló en la iglesia de los Cuarenta Mártires y san Pascual Bailón, en el Trastevere. El pontífice acudió el domingo a las siete de la mañana a velarlo.


Los frailes que acompañaron al Papa, aseguran que Francisco describió al padre Blanco como un "hombre bondadoso, misericordioso y afable". Unas horas después, en el Ángelus, el Papa le tuvo presente. ''Recordándolo, hago memoria de tantos franciscanos que honran la iglesia de Roma''.


El padre Blanco vivía en Roma desde hacía 44 años. Nacido en Camarzana de Tera (Zamora), estudió teología en Roma, donde se ordenó sacerdote en 1963. También se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. Fue superior de la comunidad de San Juan de los Reyes de Toledo, profesor en el Seminario Mayor de San Ildefonso de Toledo entre 1974 y 1985 de Filosofía de la Religión, consejero general de la Orden Franciscana, provincial de los franciscanos menores en la prpovincia de Castilla y definidor general de la Orden.


El arzobispo de Toledo, Jesús Sanz Montes, le ha descrito en X como un ''buen hermano y prudente sacerdote franciscano, profesor de filosofía y amigo cercano''. Ha destacado también que ''se lleva en el silencio de su corazón la ayuda que prestó al Santo Padre durante todo su pontificado''.

Las exequias por el padre Blanco se celebrarán este lunes 24 de junio a las 10:00 de la mañana en la iglesia de los Cuarenta Mártires y San Pascual Bailón.


Religión