Francisco, en su visita a Trieste: "Necesitamos el escándalo de la fe"

El Papa interrumpe sus vacaciones para visitar Trieste, en el norte de Italia, donde ha dado dos discursos centrados en darse a los demás y la buena política

Tiempo de lectura: 2’

El Papa Francisco ha visitado Trieste, al norte de Italia, invitado por la 50ª Semana Social de los Católicos en Italia (3-7 de julio de 2024). Tras su aterrizaje y recibimiento oficial, dirigió su primer discurso de la jornada a los participantes del encuentro. Después presidió la eucaristía en la Plaza de la Unidad.

En los dos momentos, ha llamado a la acción ante la apatía e indiferencia por las desigualdades del mundo. Y es que ''Dios siempre ha suscitado profetas en medio de su pueblo”. No a practicar ''una religiosidad encerrada en sí misma, que levanta la mirada al cielo sin preocuparse de lo que ocurre en la tierra y celebra liturgias en el templo olvidándose del polvo que corre por nuestras calles”.

A imitación de Jesús, que fue rechazado en su propia comunidad y murió ''en la cruz por amor'', llama a cuidar de los demás. ''La verdadera fe implica seguir a un Dios que se humilla y cuida de la humanidad'', pues se trata de ''un Dios fuerte y poderoso, que esté de mi lado y me satisfaga en todo''. También habla del ''escándalo de una fe que acaricia la vida de las personas y cura corazones rotos''.

Tras las elecciones inglesas y a horas de los comiciones franceses, Francisco habla del ''amor político, que no se contenta con tratar los efectos, sino que busca las causas” y alejarse de las polarizaciones. Y llama a los cristianos a denunciar por aquellos que ''no tienen voz''. También ha pedido a los jóvenes a organizar proyectos e iniciativas para la formación política y social, el diálogo y el bien común.

Allí, Francisco recordó la labor de la diócesis acogiendo a los inmigrantes que llegan por los Balcanes. “¡Adelante! Seguid trabajando en primera línea para difundir el Evangelio de la esperanza, especialmente hacia quienes llegan desde la ruta de los Balcanes y hacia todos aquellos que, en cuerpo o espíritu, necesitan ser animados y consolados”.

El #Papa saluda a la señora Maria, una anciana de 111 años de #Trieste.
Francisco le regaló un rosario y la bendijo.
?? Vatican Media pic.twitter.com/MkE4gi4EHH


Francisco también saludó a los peregrinos de ese encuentro. Destacó la bendición a María, una mujer de 111 años. También se vio con el obispo Atenágoras de Terme, auxiliar de la archidiócesis ortodoxa de Italia del Patriarcado ecuménico, profesores, estudiantes y a Wiam, una mujer palestina que llegó de Gaza, así como enfermos y discapacitados.

El Papa volvía a Roma a las 12:30 tras cinco intensas horas de visita. Julio es el mes que dedica al descanso, aunque ha hecho la excepción con esta visita tan esperada a los trestinos.


Religión