San Pedro acoge una cena benéfica para personas sin hogar que duermen en los soportales vaticanos

Tras la iluminación del Belén y el árbol en el Vaticano, la columnata vaticana ha celebrado este ágape para 150 personas sin hogar

Tiempo de lectura: 2’

El Vaticano vivió este sábado, 9 de diciembre, una tarde de grandes emociones, después de que se iluminara el Belén y el árbol de Navidad con el que comienza la Navidad. En el Pesebre ya solo falta el Niño Jesús, que será trasladado al portal el 24 de diciembre. Las figuras, de tamaño natural, recuerdan el primer Nacimiento de la historia recreado por San Francisco de Asís en Greccio hace 800 años.

Por su parte los peregrinos que pasen por San Pedro en la época navideña podrán ver el abeto de casi 25 metros de altura del valle Maira, en la provincia de Cuneo, al norte de Italia. Este árbol cuenta con un gran número de flores blancas, características de esta zona.



Horas más tarde, también se vivieron momentos especiales en la Plaza de San Pedro, más concretamente en la columnata de Bernini, junto al Monumento a los Migrantes, donde tuvo lugar la cena benéfica para 150 personas sin hogar, que habitualmente duermen en los soportales vaticanos.



La iniciativa de este ágape fue de la parroquia de San Pedro y el Dicasterio para la Caridad con el apoyo de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano. Una elegante tarjeta con escritura dorada y dos estrellas cometa fue la invitación a cenar que se presentó a unos 150 sin techo de la zona de la Basílica y alrededores.

Los pobres y sin techo se sentaron a última hora de esta tarde en las mesas instaladas bajo la columnata de Bernini, donde se inauguró la exposición '100 belenes en el Vaticano'.

Francisco: "No dejemos de pensar en el drama de los habitantes de Tierra Santa"

Horas antes de iluminarse el árbol y el Belén, el Papa Francisco afirmaba que mirando a Jesús "indefenso" en los pesebres que se colocarán en las casas de los fieles católicos para la Navidad "no podemos dejar de pensar en el drama que están viviendo los habitantes de Tierra Santa".

"Y mientras contemplamos a Jesús, Dios hecho hombre, pequeño, pobre, indefenso, no podemos dejar de pensar en el drama que están viviendo los habitantes de Tierra Santa, demostrando a estos hermanos nuestros, especialmente a los niños y a sus padres, nuestra cercanía y nuestro apoyo espiritual", manifestaba. "Son ellos los que pagan la verdadera cuenta de la guerra", precisaba el Pontífice argentino.

Francisco pronunció estas palabras al recibir a las delegaciones de los lugares que han cedido este año el nacimiento y el árbol para decorar la plaza de San Pedro, en este caso Rieti (centro), donde artesanos han reconstruido un belén inspirado al de San Francisco y Macra, en la provincia de Cuneo (norte), de donde procede el abeto.

Religión