Castilla y León relaja las medidas y elimina el tope máximo de 25 personas en los lugares de culto

La Junta castellano-leonesa ha acordado limitar los espacios de culto en un tercio del aforo

Tiempo de lectura: 2’

La Junta de Castilla y León ha acordado este jueves eliminar el tope máximo de 25 fieles en los espacios religiosos, al permitir ahora un tercio del aforo. Lo han anunciado el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

Un anuncio del Ejecutivo autonómico que se produce un día después de que el Arzobispo de Valladolid, el cardenal Ricardo Blázquez, lamentara las restricciones de aforo en los templos: “Estamos celebrando la eucaristía en esta inmensa catedral limitados por el número 25, que de una manera discriminatoria nos impone para venir a misa nuestro Gobierno, no para ir a otros lugares. Y participar en la celebración litúrgica tiene mucho que ver con el ejercicio de la libertad religiosa”.

“Hace ya bastantes días”, continuaba, cuando entraron en vigor las limitaciones, los once obispos de las diócesis de Castilla y León pidieron que esto fuera reconsiderado. “Lamentamos tener que seguir con esta limitación que ciertamente nos discrimina”, continuaba.

“Si fuéramos al cine o al teatro bastaría con el aforo de un tercio. Para venir a la iglesia necesitamos no solo ese aforo de un tercio, también tenemos una limitación de 25 personas. Tengo, perdonad que lo diga con claridad, la obligación de decir una vez más que esto nos parece tener escasísimo fundamento. Comprendemos que haya limitaciones en el aforo pero no ser discriminados para venir a misa”, lamentaba.

La polémica nació con el decreto de la Junta el pasado 16 de enero

Los Arzobispos y Obispos de las once Diócesis de Castilla y León, ante las medidas publicadas en el Boletín Oficial de la región el pasado 16 de enero, expresaron a través de un comunicado que entendían la grave situación sanitaria por la que atravesaba la Comunidad Autónoma por el incremento de contagios por covid-19, pero mostraban su desacuerdo por que "el criterio de ese mayor esfuerzo sea una limitación de aforo expresada en términos absolutos –máximo de 25 personas por templo– cuando la superficie y volumen de los miles de templos, ermitas y capillas que hay en Castilla y León es muy diversa. Creemos que el criterio proporcional que se ha seguido en toda España durante las diversas fases de la pandemia puede considerarse más ecuánime".

Así las cosas, consideraban que el criterio del numerus clausus era injusto por desproporcionado, ya que impedía el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de culto: "Pedimos al Gobierno de Castilla y León que suprima el numerus clausus de 25 personas y permanezca la limitación proporcional y razonada de aforos en templos, como en el resto de CC.AA. Al mismo tiempo, manifestamos nuestro compromiso de seguir instando al pueblo cristiano a poner en práctica las medidas acordadas por las autoridades para prevenir los contagios", manifestaban en aquel comunicado.

Religión