Las Cáritas de Europa se reúnen en Varsovia para poner en común sus respuestas a la emergencia de Ucrania

Durante el encuentro se han resumido los primeros 100 días de actividades de ayuda desarrolladas dentro de la respuesta a la emergencia

Europa Press

Tiempo de lectura: 3’

Más de 50 delegados de organizaciones pertenecientes a la red Cáritas Europa y la confederación de Caritas Internationalis han participado, del 13 al 15 de junio, en Varsovia, en una reunión convocada por las Cáritas de Polonia y Ucrania para reflexionar sobre el estado actual de la respuesta a la crisis y planificar las próximas actuaciones.

Durante el encuentro, el director ejecutivo de Cáritas-SPES, Vyacheslav Grynevych, y la presidenta de Cáritas Ucrania, Tetiana Stawnychy, junto con expertos de ambas organizaciones ucranianas, han resumido los primeros 100 días de actividades de ayuda desarrolladas dentro de la respuesta a la emergencia.



"Hay un antes y un después del inicio de la guerra, lo que provocó que nuestros empleados en varios proyectos tuvieran que paralizar algunas actividades y cambiar completamente de rumbo. Hemos ido reaccionado día a día a la evolución de la situación. Los empleados de Cáritas trabajaban en albergues, pero al mismo tiempo pensaban en sus propias familias y se enfrentaban a la necesidad de evacuar a sus seres queridos", ha explicado Grynevych.

Según ha añadido, gracias al apoyo de Cáritas en Polonia, pudieron establecer una oficina en Varsovia, para organizar la ayuda humanitaria desde allí o, incluso, para continuar las operaciones en Polonia, si no podían hacerlo en Ucrania.



Desde el inicio de la guerra, más de 500.000 personas han recibido ayuda de Cáritas-SPES, como albergue temporal, agua, alimentos y apoyo médico. La organización gestiona 34 centros de asistencia, cuenta con una línea especial para personas que necesitan apoyo material y psicológico y, diariamente, atiende más de 1.200 llamadas telefónicas.

Los planes de respuesta a la emergencia incluyen un mayor desarrollo de los actuales programas y la ampliación de la asistencia a los damnificados: más ayuda psicológica para los desplazados internos, apoyo para las personas en las ubicaciones temporales y el refuerzo del centro de llamadas.



De cara al próximo año, las tareas que se ha propuesto Cáritas Ucrania son: brindar refugio seguro a las víctimas de la guerra, garantizar la ayuda alimentaria y prestar apoyo en el área de la atención médica. Desde el estallido de la guerra, la organización ya ha ayudado a más de un millón de personas.

"Los beneficiarios han recibido más de 664.000 paquetes de alimentos y más de 268.000 paquetes de higiene. Se ha brindado asistencia médica a casi 33.000 personas, refugio seguro a 27.000 y se prestó apoyo psicológico a casi 9.000 personas necesitadas", ha explicado el jefe del departamento humanitario de Cáritas Ucrania, Hryhoriy Seleshchuk.



En respuesta a los llamamientos de emergencia lanzados por las dos organizaciones Cáritas en Ucrania a través de la red Cáritas Internationalis, las Cáritas donantes de docenas de países de todo el mundo han comprometido un apoyo inicial de 4,5 millones de euros a Cáritas-SPES y de 18 millones de euros a Cáritas Ucrania.

Durante el encuentro, los participantes también han abordado la crisis alimentaria que va a provocar la guerra y, en este sentido, han subrayado la necesidad de buscar nuevos canales de distribución de alimentos de cara a hacer frente a las amenazas a los suministros de alimentos desde y hacia Ucrania y, en particular, el bloqueo de los puertos del Mar Negro.



A la reunión celebrada en Varsovia ha asistido una delegación del Área de Cooperación Internacional de Cáritas Española, integrada por el coordinador de Europa, Asia y Medio Oriente, Rodrigo Sáez; la responsable de la campaña 'Cáritas con Ucrania', Carmen Gómez de Barreda; y el técnico de la Unidad de Apoyo Técnico y Ayuda Humanitaria, Yago Aparicio.

Actualmente, Cáritas Española está apoyando, a través de la campaña 'Cáritas con Ucrania', el trabajo humanitario de Cáritas Ucrania y las Cáritas de países limítrofes (Polonia, Moldavia y Rumanía), hacia donde se han movilizado ya un total de 4,1 millones de euros.

Religión