Abdalá de Jordania: «Mantener el statu quo de los lugares santos es esencial para la paz»

El monarca jordano ha recibido esta madrugada el premio «Path to Peace» por su promoción de la armonía y el diálogo interreligioso, y los esfuerzos para acoger refugiados

Tiempo de lectura: 3’

El rey Abdalá de Jordania ha recibido este martes 10 de enero el premio «Path to Paece» (Camino a la Paz), que concede la fundación del mismo nombre adscrita a la Misión de Observación Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas. En su discurso de recepción, el monarca ha afirmado que el camino hacia la anhelada paz en la región pasa inevitablemente por Jerusalén. La Ciudad Santa —ha insistido— es clave para un futuro de paz y estabilidad, de ahí la necesidad de no socavar su statu quo. «Como custodio de los lugares sagrados musulmanes y cristianos, les digo a todos ustedes, mis amigos, que mantener el statu quo histórico y legal en estos lugares es esencial para la paz, la armonía y la libertad de culto».

Abdalá responde así al primer ministro israelí, Naftali Bennett, que ha asegurado que será su gobierno, sin interferencias de países extranjeros, el que tome sus propias decisiones sobre Jerusalén, la Explanada de las Mezquitas o el Monte del Templo. Es el que «tiene la soberanía sobre la ciudad», ha dicho el mandatario, ignorando las resoluciones de la ONU al respecto.

El monarca hachemita ha recordado también que Jerusalén es el hogar de muchos cristianos árabes (que forman parte de la comunidad cristiana más antigua del mundo) y que es vital que se proteja su presencia allí. Denuncia, en este sentido, la presión que soportan las Iglesias, que en los últimos tiempos han visto cómo organizaciones extremistas judías les confiscaban propiedades, y el pago de elevados impuestos que se les impone.

El rey de Jordania coincide con la Santa Sede en que la consecución de «una paz justa y duradera» que permita un futuro de esperanza a israelíes y palestinos, pasa inevitablemente por «la solución de dos Estados». El Estado palestino, además, debe ser «independiente, soberano y viable», y tener su capital en Jerusalén Este. «Jerusalén debe ser un ancla para la paz y la coexistencia, no para el miedo y la violencia».

Israel es cada vez más reacia a dicha solución, y avanza en la colonización, tanto de Cisjordania, como de Jerusalén Oriental. Esta misma semana su gobierno ha anunciado la construcción de 4.000 nuevas viviendas exclusivamente para residentes judíos en ocho asentamientos. Estados Unidos ya ha expresado su rechazo a este nuevo anuncio de expansión. «Nos oponemos enérgicamente, pues exacerba las tensiones y socava la confianza entre las partes. El programa israelí de expandir los asentamientos daña profundamente la perspectiva de una solución de dos Estados», ha dicho la Casa Blanca.

ctv-ovt-ceremonia-del-fuego-sagrado-iglesia-del-santo-sepulcro

Arzobispo Caccia: «El rey Abdalá considera a los cristianos parte integral del tejido cultural de Oriente Medio»

Con el Premio «Path to Peace» se quiere reconocer el papel del rey Abdalá en la promoción de la armonía y el diálogo interreligioso en la región, así como los esfuerzos humanitarios de Jordania en la acogida de refugiados. El país, de apenas ¿? De habitantes, muchos de ellos palestinos huidos de las guerras contra Israel, cuenta actualmente con 760.000 refugiados y solicitantes de asilo reconocidos por el ACNUR, la gran mayoría sirios e iraquíes.

El observador permanente de la Santa Sede ante la ONU y presidente de la Fundación «Path to Peace», arzobispo Gabrielle Caccia, ha subrayado en su discurso el compromiso del rey Abdalá con la protección de los lugares santos de Tierra Santa, lo cual, ha dicho, «demuestra que considera a los cristianos como una parte integral de la historia y el tejido cultural del mundo árabe y Oriente Medio».

La Fundación «Path to Peace» fue instituida en 1991 por el entonces nuncio apostólico ante la ONU Renato Martino. Se trata de un organismo cuyo principal objetivo es difundir el mensaje de paz que promueve el Santo Padre y la Santa Sede. Su anterior presidente el arzobispo Bernardito Auza, actual nuncio apostólico en España. El anterior galardonado con el premio «Path to Peace» fue el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Religión