Toda violencia contra la mujer «se convierte en una profanación del mismo Dios»

Tiempo de lectura: 3’

La parroquia Nuestra Señora del Pilar, en Madrid, acogió este jueves, 25 de noviembre, un acto con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, organizado por la Comisión Diocesana para una Vida Libre de Violencia Contra las Mujeres. Con el lema Memoria y esperanza: libres de violencias, estuvo presidido por el obispo auxiliar de Madrid monseñor José Cobo.

Los actos violentos contra las mujeres, aseguró el prelado, son la «punta de lanza» de «esquemas mentales y paradigmas culturales y sociales arraigados» que las denigran «y las reducen a objetos». El «insulto, el desplante, la exigencia, el golpe en la mesa o el zarandeo» son pruebas de que en nuestros días «se habla mucho de amor, pero no se tiene». Además, afirmó que toda violencia contra la mujer «se convierte en una profanación del mismo Dios, nacido de una mujer». Porque Dios, indicó, «sufre en cada víctima y atraviesa con ella el dolor». La oración enseña a «mirar al Crucificado» y reconocer en Él a «las víctimas, a los huérfanos, a las familias, a tantos proyectos machacados por el sufrimiento».

La jornada incluía el doblar de las campanas por las mujeres víctimas de violencia, a las 20:00 horas, en los templo de Madrid, empezando por la catedral de la Almudena. «Es la voz de la Iglesia que tañe con ellas», describió monseñor Cobo. «No podemos mirar para otro lado ?añadió? ante el sufrimiento que llega hasta Dios, hoy en forma de doblar de campanas». Este resonar fue un signo, en palabras del prelado, del empeño para que «nuestras comunidades sean sanadoras y cuidadoras», lugares seguros en los que «quienes sufren violencia, y sus familias», se sientan protegidos y acogidos. Los que «cuidan de las golpeadas y sus familias», incidió, «sois las manos sanadoras de Cristo por medio de su Iglesia».

Monseñor Cobo subrayó que es tiempo de «denunciar lo que atenta contra la dignidad de las mujeres, y que es un ataque a la dignidad de toda la humanidad». Tiempo de denunciar igualmente las «formas de pensar, prácticas y lenguajes que sostienen la cultura de la violencia», que es la que lleva al «dominio de las personas, a someter a los otros, a considerarse superior, y a abusar de los demás alimentando el amor al dinero, al éxito y al poder». «Con el tañido de las campanas elevamos nuestra oración para que llegue a Dios y haga vibrar nuestros corazones», concluyó.

Manifiesto de la comisión

Enl acto se leyeron los nombres de todas las mujeres asesinadas este año, a las que se recordó con velas, y un manifiesto por la eliminación de la violencia contra las mujeres en la sociedad y en la Iglesia, elaborado por la comisión diocesana.

Compuesto por diez puntos, todos ellos introducidos con el epígrafe Porque la comunidad salva, desgrana la hoja de ruta que seguir para el abordaje de esta lacra, estableciendo protocolos de atención y acompañamiento. «Como Iglesia, nos comprometemos a no ser cómplices de ninguna forma de violencia, ni a callar ni encubrir ninguna de sus manifestaciones: física, verbal, psicológica y/o sexual», asegura en uno de sus puntos.

La comisión recuerda igualmente que el Evangelio, que es «Buena Noticia y fuente de esperanza y liberación», lo fue especialmente «para las mujeres que acompañaron a Jesús».

Se puede leer manifiesto completo aquí.

(Archidiócesis de Madrid)


Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS( iPhone) y Android. La aplicación de COPE es el mejor canal para escuchar la radio en directo, pero es también un completo medio de información digital que cuenta las noticias cuando se están produciendo, que te alerta de lo que sucede mediante notificaciones en tu móvil.


Fuente
Religión