Saludo a la Diócesis de OrihuelaAlicante de Mons. Munilla

Agencia SICAgencia SIC

Tiempo de lectura: 4’

Bienvenidos todos. Hemos comenzado rezando el ángelus, como tradicionalmente hace la Iglesia Católica a las 12:00 del mediodía, recordando el Misterio de la Encarnación, como acontecimiento central de nuestra fe cristiana. Lo hacemos, además, la víspera de la solemnidad de la Inmaculada.

El motivo de convocaros a esta rueda de prensa es comunicaros la siguiente noticia eclesial: El Papa Francisco me ha nombrado obispo de Orihuela Alicante a partir de la fecha de hoy: 7 de diciembre. El acto de toma de posesión o de entrada en aquella diócesis será el próximo 12 de febrero. Hasta entonces continuaré como Administrador de nuestra Diócesis de San Sebastián. El domingo anterior, es decir, el 6 de febrero, celebraré como despedida una eucaristía de acción de gracias en la Catedral de San Sebastián.

Acojo con paz, gratitud y confianza la nueva encomienda que la Iglesia me hace, al tiempo que le doy gracias a Dios por estos 12 años como obispo de San Sebastián.

Ciertamente, puedo dar testimonio de que da mucha paz el hecho de acoger en obediencia apostólica la llamada de la Iglesia. Si bien es cierto que la Iglesia es sinodal, como estamos reflexionando en este momento, al mismo tiempo la Iglesia es apostólica y jerárquica, y este principio nos preserva del peligro de diseñar la vida eclesial desde nuestras estrategias personales. Por ello, acojo con obediencia gozosa la nueva encomienda que pone en mis manos el Santo Padre, y le agradezco la confianza que deposita en mí, inmerecidamente.

Animo al mismo tiempo a todos los fieles católicos gipuzkoanos a vivir con este mismo espíritu de confianza eclesial que, en última instancia, es confianza en Dios, más allá de las mediaciones humanas. Los católicos damos un voto de confianza al Santo Padre quien, con toda seguridad, buscará el mejor de los relevos posibles para el pastoreo de nuestra Diócesis. Viene a mi mente el conocido versículo del profeta Jeremías: “Os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y experiencia” (Jeremías 3, 15).

Por ello, me parece clave que nos comprometamos todos los católicos a orar por esta intención, con el compromiso de brindar una acogida plena a quien sea designado como próximo obispo de San Sebastián, antes de conocer su nombre.

Recuerdo que, en el momento de la renuncia de nuestro Papa emérito Benedicto XVI, envié una carta a todas las parroquias, invitándolas a unirse a la oración del cónclave, y también a repicar las campanas de las parroquias cuando hubiese fumata blanca, antes de conocerse todavía el nombre del nuevo Papa elegido. “Mutatis mutandis” ?me sirvo del adagio latino? éste debe de ser nuestro proceder en el momento actual, actuando con espíritu de fe y auténtico sentido eclesial.

Animo a todos los fieles diocesanos a vivir este momento en sintonía y plena comunión, sin paralizar en absoluto nuestro ritmo de evangelización, al contrario, intensificándolo; al tiempo que continuamos la reflexión presinodal en la que estamos embarcados.

Por último, como bien sabéis muchos de vosotros, la próxima semana, del 13 al 18 de diciembre, estaré en Roma, Dios mediante, realizando la Visita Ad Limina, junto a los obispos de las provincias eclesiásticas de Pamplona, Burgos, Oviedo y Santiago de Compostela. Os pido que encomendéis también en vuestras oraciones esta intención, para que recibamos adecuadamente las orientaciones que el Papa nos transmita.

Pasamos, a continuación, a visualizar el breve video de saludo que he enviado hoy mismo a la Diócesis de Orihuela Alicante.

Saludo a la Diócesis de Orihuela–Alicante

Saludo con todo afecto a la Diócesis de Orihuela Alicante: Soy José Ignacio Munilla, hasta ahora obispo de San Sebastián y a partir de ahora vuestro obispo.

Recibo con “gratitud”, con “ilusión” y con “confianza” la encomienda que me ha hecho el Papa Francisco para ser pastor de vuestra Diócesis.

Subrayo especialmente la última palabra “con confianza” porque, aunque la Iglesia pone en mis manos una responsabilidad que me supera, y en ese sentido podría sentir temor, no me cabe la menor duda de que voy a contar con una gran colaboración y de comprensión por parte de vosotros.

Cuando nos impulsa a todos ?como estoy convencido de que nuestro caso? una buena voluntad, es mucho más sencillo acometer adecuadamente los retos de futuro.

Y, además, no podemos olvidar que cuando Dios nos pide algo, no nos abandona a nuestras solas fuerzas, sino que nos da su gracia para realizarlo. No somos nada sin la gracia de Dios; pero con la ayuda de Dios lo podemos todo… Como dice San Pablo: “Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp 4, 13)

Por lo tanto, con paz, alegría y esperanza, os digo: Aquí me tenéis a vuestra disposición. Mi deseo es el de emplear todos los dones que Dios me ha dado a vuestro servicio. No tengo otro proyecto, ni otra intención.

Todavía no os conozco personalmente, ni tampoco he estado nunca en vuestra tierra, por lo que soy consciente de que necesitaremos de paciencia para llevar a cabo el proceso de integración e inculturación necesario. Pero el milagro de la catolicidad de la Iglesia hace que me sienta ya en familia entre vosotros, incluso antes de haber llegado.

Este es el milagro de la eclesialidad: Cor unum eta anima una, que decía San Agustín: en Cristo y por la acción del Espíritu santo, “somos un solo corazón y una sola alma”. ¡Qué gozada! ¡Lo vamos a disfrutar!

Llevo ya más de 15 años de obispo y hasta ahora he sido pastor en dos diócesis: Palencia, donde estuve algo más de tres años, y San Sebastián, donde he estado doce años. Confío en que la experiencia adquirida hasta el momento sea beneficiosa para la diócesis de Orihuela Alicante, al tiempo que estoy seguro que iré aprendiendo en la medida en que caminemos.

El lema episcopal que elegí para mi consagración episcopal es el de “EN TI CONFIO”, ilustrado por la imagen del Corazón de Jesús traspasado, y coronado de espinas. He sido educado desde pequeño en la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y quisiera compartir con vosotros el tesoro que encierra para todos. Dice el refrán eso de “De la abundancia del corazón habla la boca”, y en este caso es de la abundancia del Corazón de Cristo de la que me gustaría hacerme altavoz…

Me encomiendo a la intercesión de San Vicente Ferrer, patrono de vuestra Diócesis, además de hacerlo a la intercesión de la Santísima Virgen en todas las advocaciones que veneráis. Me encomiendo a vuestras oraciones de todo corazón. Yo también, como el Papa Francisco, os digo como un mendigo que solo sabe pedir: ¡Rezad por mí! ¡Que sepáis que desde que conocí la noticia de mi nombramiento, yo rezo por vosotros!

(Diócesis de San Sebastián)


Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS( iPhone) y Android. La aplicación de COPE es el mejor canal para escuchar la radio en directo, pero es también un completo medio de información digital que cuenta las noticias cuando se están produciendo, que te alerta de lo que sucede mediante notificaciones en tu móvil.


Fuente
Religión