La renovada y moderna capilla de un colegio en San Sebastián: "No queríamos distraer del contacto espiritual"

Dentro del templo se puede encontrar un Vía Crucis moderno diseñado por el profesor y escultor Juan Ignacio Mendizabal que se integra perfectamente con la nueva capilla

Tiempo de lectura: 2’

El colegio Aldapeta en San Sebastián acaba de renovar su capilla y el profesor de dibujo técnico, artístico e historia del arte, Juan Ignacio Mendizabal, ha sacado tiempo para su principal pasión, el mundo de la escultura. Con la reconstrucción del colegio Aldapeta ha jugado un papel clave en el diseño de su templo.

Dentro de la capilla se puede encontrar un Vía Crucis moderno diseñado por el profesor y escultor: “Planteamos una capilla que contribuyera al recogimiento de la gente y en la que no hubiera elementos que llamaran demasiado la atención o que distrajeran del contacto espiritual”.

ctv-wu9-via-crucis

El último reto escultórico para Juan Ignacio Mendizabal ha sido diseñar un Vía Crucis que se integre en esta nueva capilla: “Yo pretendía hacer un Vía Crucis desde mi punto de vista escultórico sin elementos figurativos pero haciendo referencia a lo que cada estación representa. Hice cada uno de los dibujos figurativos de las escenas de las estaciones y luego busqué cómo traducirlo en formas abstractas”.

Cada pieza está realizada en madera de haya, un árbol autóctono de San Sebastián e iluminadas con bombillas LED. Un plexiglás deja salir la luz que se proyecta sobre los muros, todo plagado de detalles abstractos con un lenguaje que explica el camino al calvario.

ctv-2l8-via-crucis-1

“Todas las estaciones del camino del calvario la cruz está oblicua simbolizando como Cristo la lleva arrastras. La presión, el dolor, el sufrimiento y la autoridad aparecen con volúmenes que sobresalen más sobre el resto. Y luego por ejemplo las escenas en las que hay una presencia femenina aparece una pieza blanca que envuelve el resto de la pieza sugiriendo el consuelo que aporta a Cristo en el padecimiento y la pasión” explica el profesor.

Los más de dos años que ha llevado la concepción de la obra han merecido la pena: “La gente responde positivamente a su presencia, a los niños pequeños les explican el Vía Crucis y la respuesta es positiva y veo que el mensaje llega”.

Religión