Redmadre alerta de que menores embarazadas sufren presiones para abortar: "No pueden defenderse"

La directora de Redmadre califica "de escándalo" que el Constitucional avale el aborto de menores sin permiso paterno, y cree que esta medida beneficia "a una rama del feminismo"

Tiempo de lectura: 2’

El Tribunal Constitucional ha avalado el aborto en menores de 16 y 17 años sin necesidad de tener permiso paterno. Lo hace después de desestimar el recurso presentado por Vox contra esta medida.

La directora de la Fundación Redmadre, Amaya Azcona, tilda en 'Ecclesia al día'de escándalo la decisión del Constitucional ya que, a su juicio, deja desprotegidas a las menores embarazadas de sus padres “que podrían ayudarlas en caso de un embarado inesperado”.

De hecho, Azcona advierte de que esta desprotección puede dejar a las menores encinta “a merced de adultos que quieran encubrir ciertos delitos con ella” o ser incitadas a abortar sin que los padres tengan capacidad e defenderla. A su vez, la directora de Redmadre recalca que el no nacido queda “desprotegido, no se le deja ningún derecho y esto es un drama para nuestra sociedad”, argumenta.

En este sentido, Amaya Azcona ha explicado que muchas de las mujeres que recurren a Redmadre han sido presionadas a interrumpir su embarazo por deseo expreso del padre, empleando para presionarlas “violencia emocional y en algunos casos también física, y no siempre una mujer en esta edad tiene capacidad suficiente para defenderse de esas agresiones o esas manipulaciones”, por lo que defiende que la familia es el núcleo que acoge a estas mujeres.

"Cuando hay apoyo del padre, el embarazo sale adelante"

La directora de Redmadre ha hecho hincapié en las consecuencias que tiene para la mujer enfrentarse a un aborto, y lamenta que ante este drama el Estado “dé como solución el aborto gratuito y sin causa para cualquier mujer y no invierta dinero, no haga planes de apoyo a la embarazada con dificultades”, ha lamentado.

Cuestionada por el papel de los padres del bebé, Amaya Azcona considera que es fundamental, ya que si la pareja se apoya mutuamente, el bebé sale adelante: “La mayoría de mujeres que nos llegan suelen haber sido abandonadas del padre del hijo que esperan. Cuando hay cierto apoyo del padre y quieren tenerlo normalmente el embarazo sale adelante. El apoyo del padre es importante y no podemos prescindir de él, pero la ley española le da toda la autoridad a la embarazada para continuar o no, incluso en el matrimonio”, ha precisado.

"El aborto beneficia a una rama del feminismo que considera que el hijo siempre es malo"

Asimismo, la responsable de la fundación que acompaña a mujeres embarazadas sin recursos, considera que la ley del aborto aprobada el año pasado por el Gobierno de Pedro Sánchez beneficia a las clínicas abortivas y a “una cierta rama del feminismo que considera que el hijo siempre es malo para la mujer, qu es un freno para su desarrollo laboral y social”, ha expresado.

Frente a estas creencias, Amaya Azcona propone cambiar “ciertas estructuras de la sociedad”: “No despedirlas, que no la hagan 'mobbing', cambiar los horarios, mejorar la capacidad de crianza de una mujer y no suprimir lo que nos hace desiguales que es el hijo. La mujer entra en desigualdad por la maternidad”, ha concluido.

Religión