Los obispos apoyan la iniciativa sobre regularización de personas migradas, pero avisan: “No es suficiente”

Pese a reconocer que el nuevo reglamento de extranjería apunta soluciones, el responsable de Migraciones de la CEE afirma que podría ser más ambiciosa"

Tiempo de lectura: 2’

La Conferencia Episcopal Española ha mostrado su apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pide la regularización extraordinaria de los migrantes que viven en situación irregular en España para que puedan acceder a un trabajo y "evitar que se cronifiquen en la irregularidad".

Así lo ha expresado el director del departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, Xabier Gómez OP, este 20 de septiembre en un encuentro con periodistas, con motivo de la 108 Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, que la Iglesia celebra el próximo domingo 25 de septiembre.


Sobre esta iniciativa que presentará en el Congreso de los Diputados el debate sobre la regularización de las personas migradas, el religioso reconoce la importancia de que se les permita el acceso al mercado laboral en condiciones dignas que evite “que estas personas sobrevivan en la ilegalidad”.

Derecho al trabajo

"Varias entidades sociales están promoviendo una ILP tratando de llevar Parlamento debate sobre la regularización migradas, para nos fundamental apoyar cualquier iniciativa que contribuya a la adquisición del derecho al trabajo porque para facilitar inclusión, la experiencia dice que esto se consigue cuando se accede a un trabajo en condiciones dignas”.

Por ello, ha matizado que “hay que evitar que se cronifiquen en la irregularidad y en la precariedad". En este sentido, Gómez se ha referido a la reforma de extranjería aprobada por el Gobierno el pasado mes de julio, la cual considera que da "pasos en la buena dirección pero no suficientes", y ha abogado por una reforma "más ambiciosa" que permita a los migrantes obtener un permiso de trabajo cuando llegan a España.

Otra preocupación para la Iglesia católica son las muertes de los migrantes en el mar o en la valla y, por ello, Gómez ha asegurado que no van a dejar de "alzar la voz" reclamando "otras políticas" que permitan otra manera de regular los flujos migratorios. "Nos preocupan las vulneraciones de derechos", ha señalado. "La crisis de los desplazados ucranianos ha demostrado que cuando la sociedad quiere, puede facilitar la inclusión de las personas migradas".


Religión