La Iglesia de Valencia envía 4 toneladas de medicamentos a Cuba para paliar el déficit de recursos sanitarios

Esta campaña continúa activa para la recogida y el envío que se realiza en las maletas de pasajeros que vuelan a la isla, a los que se les abona el exceso de equipaje

Tiempo de lectura: 2’

La parroquia San Mifuel de Soternes de Mislata y la delegación de inmigrantes de la Archidiócesis de Valencia han enviado a lo largo del año un total de cuatro toneladas de medicinas a Cuba, en el marco de la campaña de recogida de medicamentos que organizan para paliar la falta de recursos dada la situación que vive el país caribeño.

Esta campaña continúa activa para la recogida y el envío que se realiza en las maletas de pasajeros que vuelan a la isla, a los que se les abona el exceso de equipaje, según informa Olbier Hernández, párroco de San Miguel Soternes y delegado diocesano de Inmigrantes, con motivo de la celebración este domingo de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado.

En Valencia, un equipo de voluntarios está en contacto con farmacias y hospitales para recoger medicinas. En la parroquia se encargan de recibir, clasificar y empaquetar las medicinas y productos donados, que posteriormente se envían a Cuba, con la ayuda de personas que viajan en avión a la isla. A cada cubano que viaja a la isla, la parroquia le paga una maleta de 23 kilos, que tiene un coste de unos 125 euros. La llenan con lotes de medicamentos dermatológicos, digestivos, respiratorios, cardiovasculares, antibióticos… etc.

Lo que más demandan desde Cuba son antibióticos, tanto infantiles como de adultos, medicamentos para la tensión y materiales como mascarillas, batas y jeringuillas, aunque también se puede donar material de aseo y latas de alimentos no perecederos.

Las cáritas parroquiales y las congregaciones reparten los medicamentos en Cuba

Una vez que llegan a Cuba, las maletas se entregan en las parroquias. “Son las Cáritas parroquiales y las congregaciones religiosas las que los reparten, bien porque la gente se acerca a las parroquias a pedir el medicamento que les ha prescrito el médico, o bien porque ya mandamos el tratamiento para personas concretas, con sus nombres y apellidos”, explica Olbier.

“A veces recibimos peticiones urgentes porque no hay agujas o antibióticos para las operaciones, o necesitan tratamientos prolongados de cáncer o enfermedades crónicas. Cualquier medicina que mandemos, cualquier analgésico, cualquier cosa sirve porque en las farmacias no hay nada, absolutamente nada”, añade.

Conforme indica el delegado diocesano de Inmigrantes, esta ayuda la seguirán prestando hasta el próximo mes de diciembre. “Hasta entonces el gobierno cubano permite que los particulares lleven medicamentos en sus maletas. De esta manera, yendo particulares con las maletas cargadas de medicamentos, hemos introducido ya en Cuba más de cuatro toneladas”.

Hasta ahora, “sólo nos han requisado dos maletas porque iban dirigidas a un conocido opositor político, doctor en psicología, Fariñas, que estuvo en Valencia y quisimos hacerle llegar dos maletas de medicamentos”, reconoce.

Este proyecto pasará a partir del mes de diciembre al área de cooperación de la recientemente constituida fundación ‘Toca a mi puerta’, de la misma parroquia de San Miguel de Soternes.

Las personas que quieran colaborar pueden hacerlo “donando medicamentos, de farmacia o que tengan en casa no caducados”, que pueden llevar a la parroquia, ubicada en la calle Camino Viejo de Xirivella, 11, de Valencia. También se puede colaborar con donativos en la cuenta bancaria de la parroquia de San Miguel de Soternes de Mislata ES04 2100 1432 3501 0041 9481

Religión