Evitar la desigualdad entre los alumnos y ahorro a las familias: las ventajas del uniforme escolar

La presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos explica en 'Ecclesia al día' el motivo por el que los uniformes suponen un desahogo para los alumnos y las familias

Tiempo de lectura: 2’

¿Es bueno que haya uniformes escolares en los centros educativos? El debate no es nuevo en España. Sus defensores argumentan que evita las desigualdades entre los alumnos, es más cómodo y ahorra al año mucho dinero a las familias. Los detractores ponen el foco en que los uniformes fomentan el elitismo.

La presidenta de la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA), Begoña Ladrón de Guevara, se muestra a favor de su uso en 'Ecclesia al día': “Es una manera de igualar, de facilitar a las familias, de educar a nuestros hijos. En Bachillerato se suelen dar a elegir y muchos eligen seguir con uniforme. El unirlo al elitismo el uniforme es no conocer la realidad de un colegio y la realidad educativa de España”, ha apuntado.

De hecho, Ladrón de Guevara ha recordado que en cada vez más centros públicos se está implementando el uso de uniforme para facilitar la integración de los alumnos en los colegios. Asimismo, la presidenta de COFAPA defiende que el uniforme permite crear una identidad con su centro: “Cuanto más vinculado esté el colegio y la familia, mayor unidad. Le das esa visión identitaria de orgullo y que hay que cuidar porque representas al colegio en el exterior”.

El uniforme evita la competitividad entre los alumnos por las marcas

A juicio de la responsable de la asociación de padres, los uniformes es una forma de evitar la competitividad entre los alumnos, por ejemplo con el uso de las marcas en las prendas de vestir, que a determinadas edades puede generar conflictos: “Llevar uniforme ayuda también a centrarse en lo importante, que es aprender, estar con los amigos y no preocupado por los que llevas puesto”.

Otro argumento favorable es que se crean redes solidarias para donar el uniforme a otras familias, lo que obliga al alumnado a cuidar de su atuendo durante todo el curso: “Se conciencian de que el uniforme puede servirle luego a otros compañeros o a su hermano pequeño. Son recursos que fomentamos las asociaciones de padres. Esto ayuda a generar comunidad”.

¿Permite el uso del uniforme escolar ahorrar a las familias?

Cuestionada por el riesgo que pueda implicar que los uniformes de determinados centros sean más caros que otros, lo que puede dar lugar a una competición entre los colegios, Begoña Ladrón de Guevara cree que la comparativa es inevitable, aunque con el paso de los años esas diferencias van menguando: “Es algo que no cambia con la moda, hay centros que llevan cincuenta años con el mismo uniforme. Hay distingos pero se van igualando bastante”.

Preguntada también por lo que supone de ahorros a la familia el uso de uniforme, la presidenta de COFAPA subraya que la diferencia es cuantiosa a final de curso: “No manejamos estudios económicos, pero si piensas en lo gastado durante el curso en ropa cuando tienes uniforme y cuando no tienes unifrorme, sale ganando el que lo tiene. Al principio de curso tienes que hacer un desembolso, pero lo tienes que prorratear durante el año”.

Religión