La catedral de Ciudad Real acogerá este sábado la misa exequial por el obispo emérito Antonio Algora

Toda la celebración se retransmitirá a través del canal de Youtube y la página de Facebook de la Diócesis de Ciudad Real

Tiempo de lectura: 2’

La catedral de Ciudad Real acogerá este sábado la misa exequial por el obispo emérito de Ciudad Real Antonio Algora, que ayer falleció a los 80 años de edad en Madrid por coronavirus.

El templo ciudadrealeño acogerá, a las 11 horas, este acto en el que estará limitado el acceso debido a la situación sanitaria provocada por la pandemia de la covid-19 y las restricciones que conlleva.

Así lo han explicado a Efe fuentes de la diócesis de Ciudad Real, que han señalado que los participantes en este funeral deberán seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, y por esta razón, solo se podrá asistir con acreditación. Toda la celebración se retransmitirá a través del canal de Youtube y la página de Facebook de la Diócesis de Ciudad Real.

ctv-dda-catedral-ciudad-real

12 años como obispo prior de la diócesis de Ciudad Real

El 2 de octubre de 2015, después de doce años como obispo prior de la diócesis de Ciudad Real, presentó la renuncia al gobierno de la diócesis por razones de edad. El 8 de abril de 2016 se anunció que lo sucedería Gerardo Melgar Viciosa, en ese momento obispo de la diócesis de Osma-Soria, que tomó posesión el 21 de mayo de 2016.

Desde ese momento, Antonio Algora ha residido en Madrid, celebrando la eucaristía a diario en la parroquia Santa María la Mayor y San Julián, en el distrito madrileño de Tetuán. Además, ha continuado acompañando a Hermandades del Trabajo, tal y como comenzó en sus primeros años de sacerdocio.



El obispo emérito de Ciudad Real Antonio Algora falleció ayer como consecuencia de un fallo multiorgánico tras permanecer ingresado en el Hospital de La Paz después de sufrir una neumonía bilateral provocada por la covid-19.

Algora, que en 1985 fue nombrado obispo de Teruel y Albarracín y posteriormente, desde 2003, fue obispo de la diócesis de Ciudad Real hasta que en 2016 se convirtió en obispo emérito, había ingresado en el hospital de La Paz el 20 de septiembre.

Religión