El Arzobispado de Valladolid pide a la Junta de Castilla y León suprimir el límite de 25 personas en iglesias

En una entrevista en COPE, el obispo auxiliar de Valladolid, Mons. Luis Argüello, considera que esta medida ha de ser proporcional a las dimensiones de las parroquias

Tiempo de lectura: 2’

El Arzobispado de Valladolid ha pedido a la Junta de Castilla y León que suprima el límite de veinticinco personas en el interior de las iglesias, durante la celebración de cultos y que ajuste el tope máximo permitido de fieles, de forma proporcional, al aforo de cada uno de los templos.

"Aceptamos las restricciones y colaboramos con las autoridades sanitarias para que no se extienda la pandemia, pero no parece acertado el 'numerus clausus' sino que es algo que debe hacerse a través de medidas proporcionales", ha afirmado este lunes el obispo auxiliar de Valladolid, Mons. Luis Argüello.

El Arzobispado "ya se lo ha hecho saber" al Gobierno de Castilla y León y "pensamos que sea posible", especialmente con motivo del inminente inicio del tiempo de Cuaresma, este Miércoles de Ceniza (17 de febrero), y de la Semana Santa (del 28 de marzo al 4 de abril), ha explicado Mons. Argüello durante una entrevista en el programa "Herrera en Cope" Valladolid.

De momento, conforme a la norma establecida desde la Santa Sede, no habrá imposición de ceniza en la frente con el signo de la cruz, sino un derramamiento sobre la cabeza para evitar un contacto físico, y siempre dentro de la medidas de seguridad determinadas como es la distancia y el número de fieles en el interior de los templos.

Las iglesias permanecerán abiertas durante todo el Miércoles de Ceniza para cumplir con las normas y atender al mayor número de personas posible, ha agregado. Respecto a la Semana Santa, el obispo auxiliar de Valladolid y también secretario general de la Conferencia Episcopal no descarta la celebración estática, en espacios públicos y al aire libre, de algunos actos como el tradicional Sermón de las Siete Palabras el Viernes Santo (2 de abril) en la Plaza Mayor.

La evolución de la pandemia decidirá sobre esta y otras posibilidades, ya que "siempre habrá menos riesgo en la calle que en el interior de un templo", apostillado sobre el Sermón de las Siete Palabras. "Una vez más nos vemos convocados a la creatividad", ha resumido Mons. Argüello después de recordar que este año tampoco habrá procesiones en las calles.

Religión