Los motivos por los que es conveniente estudiar la asignatura de Religión

Víctor Manuel García de la Fuente, profesor de esta materia, ha explicado en Aleluya que “nos hace conocernos y ser mejores personas”

Tiempo de lectura: 3’

La asignatura de Religión ha vuelto a ser un tema de interés y muy tratado durante estos últimos meses. ‘Aleluya’ ha conseguido hablar con Víctor Manuel García de la Fuente, profesor de la asignatura de Religión en el colegio Santa María de la Providencia de Alcalá de Henares. Víctor es filólogo y tiene la diplomatura en Ciencias Religiosas. A día de hoy, lleva ocho años impartiendo esta materia y nos ha explicado las bondades de esta.

“Realizar esta asignatura te permite profundizar mucho en la propia vida de los alumnos. Las reflexiones dan pie a pensar mucho. Hay parte que se explica, pero tratamos de que las clases sean muy experenciales”, ha explicado García de la Fuente.

Ha remarcado que algo fundamental es “conocer y reflexionar sobre el mensaje cristiano y todo lo que aporta”. “Lo primero que hay que hacer es profundizar y descubrir cuál es esa tradición y esa religión”, ha subrayado el profesor.

“No se pide, ni se exige que seas creyente, el interés de conocer tu tradición cultural es indudable para llegar a plantearse si uno es creyente o no y qué postura tomar”, ha anunciado Víctor.

La Religión en los templos y en la escuela

En las parroquias “sí que se pide que seas creyente”, ha explicado Víctor, pero en lo académico “no es necesario que uno lo sea”. La manera de enseñar Religión en un sitio u otro es muy diferente. “En la parroquia te vas a formar como creyente, ya que eres un catecúmeno, y no un alumno. Es una preparación para recibir los sacramentos y una formación en fe”, ha desarollado el profesor.

“Justamente nos acusan de eso, de que la educación religiosa en la Iglesia es diferente”, ha informado Manuel García de la Fuente. “La escuela es educativa y se respetan todas las ideas. Se desmontan muchos prejuicios que tienen de la religiones, se conocen otras, se ve lo que valora o aporta la espiritualidad y la religión al ser humano; esa dimensión que tenemos todos”, ha recalcado Víctor.

ctv-k4w-cole

Las bondades de la asignatura

“Para que haya una educación integral que aborde todo y abra la visión, la asignatura de Religión es fundamental”, ha afirmado el profesor. “El poder hablar de la fe, de Jesús y de su historia con los jóvenes es una oportunidad. Es proponer y buscar juntos y compartir experiencias”, ha transmitido.

La asignatura ayuda a entender distintas posturas, a respetar todas la ideas y a crear un espacio de búsqueda para compartir las inquietudes. "Nos hace conocernos y ser mejores. Como ejemplo tenemos los valores que aporta el evangelio: la caridad, el amor, el perdón, la misericordia, el cuidado, la escucha...", ha aportado. “Esta materia acorta una visión y una idea del ser humano que es muy necesaria, como alguien libre y abierto a la trascendencia”, ha explicado Víctor.

El profesor de Religión no cree que tenga que ser una asignatura obligatoria, pero opcional y evaluable sí. "En ningún país se da una asignatura y luego no se valúa", ha explicado Víctor teniendo presente que así le restas importancia a la materia, y por lo tanto, los jóvenes no la escogen.

Los profesores del colegio Santa María de la Providencia, de Alcalá de Henares, intentan vincular a los alumnos a proyectos solidarios: "Implicamos y hacemos que se comprometa el alumnado en causas solidarias, y esto nos hace mejores personas".

Víctor defiende que "el clima de respeto, de cercanía y de confianza donde podemos hablar de todo lo que les preocupa, no lo pueden hacer en otras asignaturas". “Se crea un ambiente de interés, están pendientes de lo que les dices porque saben que es importante y profundo para ellos. Normalmente esa coherencia, experiencia y confianza con los profesores ya no se encuentra”, ha asegurado García de la Fuente.

ctv-tr9-nios

El antídoto contra el adoctrinamiento

"Nosotros defendemos esa idea de persona libre que busca y piensa. No se trata de imponer nada, sino proponer que se conozca qué es el cristianismo y qué valores aporta, entre otros", ha aclarado Víctor. “Jesús de Nazaret no era doctrinario, al contrario, hacía interpelar y cambiar los valores que entonces había”, ha subrayado.

Cuando Víctor Manuel García de la Fuente se estaba formando, y todavía no pensaba en ser profesor de Religión, una profesora le dijo: "En la clase de Religión no se viene a adoctrinar, sino a hacer buscadores de la Religión”. A esto, Víctor ha añadido que "a los jóvenes no hay que darles las respuestas, sino encaminarles, hacerles que se sondeen, que se conozcan por dentro y que ellos sean los que busquen".

Religión