La colecta del Miércoles de Ceniza se destinará al ‘Proyecto Ranquines’ para ayudar a los más desfavorecidos

Esta iniciativa de la Asamblea diocesana de Salamanca garantiza la atención integral y continuada a las necesidades de las personas con trastorno mental y en riesgo de exclusión

Tiempo de lectura: 2’

El próximo miércoles, 17 de febrero, con la celebración de la imposición de la Ceniza se inicia la Cuaresma, un tiempo litúrgico de conversión y esperanza. Desde hace dos años la colecta de las celebraciones del Miércoles de Ceniza se destina al proyecto diocesano Ranquines y su centro de día para personas con problemas de salud mental y en riesgo de exclusión social.

El vicario de pastoral de la Diócesis de Salamanca ha recordado que en este tiempo “en donde a través de la oración, el ayuno y la limosna, e intensificando la Eucaristía, la penitencia y otras ‘salidas”’ de nuestro propio ‘amor, querer e interés’ hacemos una travesía que nos lleva a la Pascua, "a morir al hombre viejo y 're-nacer' con Cristo victorioso en su Pascua”.

Como ha subrayado la Diócesis de Salamanca, el vicario de pastoral ha resaltado que “Ranquines lleva ya más de tres años tratando este tema en su ‘raíz’ y en su ‘profundidad’, ofreciendo una formación, un quehacer, un espacio de humanidad y fraternidad…”. Un proyecto “fruto hermoso de varias voluntades ‘tocadas’ por el Evangelio y que cristalizaron”, en la Asamblea Diocesana (2014-2016) como “un proyecto común”, impulsado por la Diócesis de Salamanca, Cáritas Diocesana, los Misioneros Paúles, las Hijas de Jesús, las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, las Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación, las Religiosas de los Sagrados Corazones, y la Parroquia de El Milagro de San José.

La colecta del Miércoles de Ceniza se destinará al ‘Proyecto Ranquines’ para ayudar a los más desfavorecidos

Un proyecto que además del esfuerzo que están llevando a cabo estas instituciones “necesita ser acompañado con otras fuentes de financiación ‘de todos’ los creyentes de nuestra Iglesia diocesana”, explica Díaz para “expresar y sentir que es algo de todos y al servicio de los más desfavorecidos de la sociedad y como un medio más directo y concreto para entrar en ese camino penitencial de la Cuaresma”. Por todo ello, propone a parroquias y centros de culto eucarístico que el Miércoles de Ceniza “se presente y se motive” la colecta para este proyecto diocesano.

Dada la actual limitación de aforo de los templos, de 25 personas, sugiere a los fieles que realicen su donativo en la cuenta de Cáritas diocesana ES59 2100 1263 2201 0051 5557 (La Caixa), indicando en el concepto 'Proyecto Ranquines'. Además, también existe la posibilidad de realizar directamente el donativo en la web de Cáritas diocesana de Salamanca, indicando en el apartado “finalidad”: Proyecto Ranquines.

El 'Proyecto Ranquines' garantiza la atención integral a las personas con trastorno mental

El 'Proyecto Ranquines', que lo lleva Cáritas Diocesana de Salamanca, es un centro de día que garantiza la atención integral y continuada a las necesidades de las personas con trastorno mental con más dificultades de integración social, o bien que necesite apoyo para mantener su día a día y evitar la cronicidad. Promueve la autonomía y potencia sus capacidades con especial atención a la posibilidad real de su inclusión laboral.

También, cuenta con un equipo multidisciplinar, por lo que la atención prestada en este recurso ofrece servicios complementarios para la cobertura de necesidades básicas (alimentación, aseo, lavandería y transporte), colaboración en el mantenimiento o mejora del nivel de salud, rehabilitación y apoyo comunitario para que las personas alcancen el mayor nivel de autonomía posible. Además, contempla apoyo y orientación a la familia, en su caso.

Religión