Así es el proyecto ’13 Casas’ en el que dan un paso adelante en favor de los más vulnerables

Las parroquias del Casco Viejo de Vitoria, a través del programa Berakah, ponen el precio máximo de alquiler a 600 euros

Tiempo de lectura: 4’

El programa Berakah ha lanzado el proyecto’13 Casas’ para ayudar a muchos de los inmigrantes que tienen en la mayoría de los casos problemas para poder acceder a un alquiler. Fidel Molina, responsable de Berakah, ha querido contar a ‘Aleluya’ la nueva iniciativa que se ha presentado en Vitoria y que reclama el derecho a una vivienda digna para los más necesitados.

Berakah, que es un programa diocesano, trabaja con las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. Las Siervas tienen una puesta a nivel mundial: ‘13 Casas’. Todo llega por la inspiración en el sacerdote francés, San Vicente de Paúl. Una de las primeras donaciones que recibió en Francia la dedicó a comprar un terreno y hacer 13 viviendas para los niños sin hogar. Alojó en 13 casas a familias y personas necesitadas y dio cobijo a más de 10.000 personas en las afueras de París.

“Hemos visto una realidad en Vitoria que se va acentuando en los últimos años”, ha expresado Fidel. “Es muy complicado encontrar un alquiler. Y si además las familias salen de un entorno marginal o están en proceso de inserción lo tienen más difícil”, ha recalcado.

Los pilares de ’13 Casas’

Este proyecto se sustenta en tres pilares. El primero es seguir aumentando un fondo de garantía solidario, es decir, garantizar que durante el primer año el alquiler esté totalmente pagado y así dé respaldo a los propietarios.

Pero, si el inquilino no lo pagase, Berakah pagaría tanto el alquiler como los desperfectos que pudiera haber en la vivienda. “De esta manera rompemos un poco ese miedo de dudas”, ha explicado Fidel. Y, para hacer frente a ello se recolecta dinero con las donaciones de los ciudadanos.

El segundo reside en un equipo de voluntarios de Berakah que acompañan a las familias y a los inquilinos. “Para nosotros es muy importante la relación. Es un proyecto que pone mucho acento en lo que es el conocimiento entre el propietario y el inquilino”, ha recordado Molina. Este será el enlace con la parte arrendataria para generar confianza y unas relaciones de cercanía.

El tercero es la búsqueda de propietarios y viviendas vacías que quieran alquilarla para dar forma a este proyecto. “Es indispensable encontrar propietarios dispuestos a confiar”, ha afirmado Fidel.

ctv-mxh-13h-logo-1

Este seguimiento durará un año. El equipo de Berakah realizará un informe para entregar al propietario y serán estos y los inquilinos los que decidan y dialoguen sin ninguna intermediación más. “Nuestra puesta es que sea un hogar a largo plazo”, ha subrayado el responsable del programa de la Diócesis de Vitoria.

Al igual que si el informe es desfavorable o ha habido algún problema “se suspende todo y el propietario buscará otro inquilino habiendo cobrado y teniendo su casa en perfecto estado”, ha recalcado Molina.

Los destinatarios del programa

“Somos conscientes de que el problema de la vivienda en Vitoria no lo vamos a solucionar. Hablamos de números muy pequeños. Con 13 casas es poco, pero algo es algo”, ha asegurado Fidel sabiendo que son muchas las personas que les llaman para informarse y entrar en el proyecto.

También, cuentan con dos hogares de acogida para las personas que están en la calle: Hogar Ain Karem y Hogar Belén. Es un servicio de urgencias en el que hacen un proceso de inserción. Ahora viven más de 25 familias.

“El problema existe cuando están preparados para salir de los hogares. No encuentran una vivienda cuando enlazan con la ayuda institucional o un trabajo con la que podrían pagarla”, ha explicado Molina. “Además, han hecho un proceso de inserción, nosotros conocemos y sabemos cuáles están preparadas para irse a una vivienda normalizada e insertarse en la sociedad como un ciudadano más”, ha remarcado Fidel.

De momento, estas personas serán las que se beneficiarán del programa ’13 Casas’. No es un programa abierto, ha reflejado Molina, “es para la persona que está en los hogares y como ha hecho un proceso de inserción puedan continuar con él”.

ctv-2f6-whatsapp-image-2020-11-18-at-090843

El derecho a una vivienda

Este proyecto nació en julio, y fue en agosto cuando vio la luz. “El eco ha sido muy grande, hemos ido formándonos el equipo de voluntarios y acompañantes. Ahora vamos por la tercera casa”, ha explicado Fidel.

El responsable de Berakah pide la solicitud al programa de los propietarios de viviendas vacías: “Lo importante para llegar al objetivo es que si hay más hogares disponibles contacten con nosotros a través de nuestro email para ponerse en contacto y rápidamente nosotros les llamamos, hacemos una pequeña reunión, les explicamos con todo el detalle el proyecto, resolvemos todas las dudas y luego ya el siguiente paso es la selección de la familia”.

“El precio máximo de alquiler serán 600 euros. Nos hemos puesto un límite para que sea sostenible en el tiempo”, ha destacado Molina. Además, reconoce que las tres viviendas que han conseguido de momento “han sido por debajo de los 300 euros”.

Uno de los derechos humanos es la vivienda y el techo. “Te das cuenta de que los más pobres son los excluidos en todo y en todos los derechos fundamentales”, ha subrayado Fidel. También ha recordado que “el derecho a la alimentación, el derecho a la vivienda o el derecho a la sanidad que para nosotros son lógicos y normales para otros es un sueño”.

Al recordar a los cuatro padrinos de esta iniciativa, el exalcalde de la ciudad, José Ángel Cuerda; el atleta olímpico Martín Fiz; el profesor y antropólogo Jesús Prieto; y el Obispo de Vitoria, D. Juan Carlos Elizalde, el responsable de Berakah ha recalcado: “Hay que sacarlo adelante y lo tenemos que sacar entre todos. Es un paso que hay que dar”.

Religión