El tenista Novak Djokovic quiere salvar una capilla en Niza

Tras el fallecimiento de su propietaria, la única capilla ortodoxa en Niza está a punto de desaparecer

El tenista Novak Djokovic quiere salvar una capilla en Niza

 

Marina Martín Álvarez
@MarinaWarlock

Redactora de 'Religión COPE'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:37

Novak Djokovic es el actual número uno de tenis en el mundo y según recoge  Religión en Libertad, está dispuesto a colaborar económicamente para salvar una capilla ortodoxa en Niza. Hace dos años, su propietaria falleció y ahora sus descendientes quieren desalojar a los inquilinos actuales y venderlo.

Se trata de la capilla de la Dormición, situada en el puerto de la ciudad. Es el único templo de la zona que depende orgánicamente del patriarcado de Serbia. Novak Djokovic, serbio de nacimiento, compartió en su cuenta de Instagram su visita a la capilla, el pasado 22 de diciembre. El tenista compartió varias fotos, entre las que hay una foto suya junto con su hijo Stefan en la que ambos están poniendo una vela ante un icono de la Virgen María.

El tenista adjuntó las imágenes con un texto: "Stefan y yo visitamos una iglesia serbia muy especial en Niza. Es un lugar pequeño donde se nutre la comunidad y la cultura serbia" explicando que "las familias se reúnen cada segundo domingo y pasan tiempo de calidad juntos. Los maestros se ofrecen como voluntarios para jugar con los niños; leen un cuento y luego crean un teatro como un espectáculo para dar vida a las palabras que leen. Stefan y yo participábamos en él como un León de pelo rojo y un corderito. Fue maravilloso ser parte de este día especial donde las familias serbias se reúnen y comparten hermosos momentos". 

Un templo con historia

Esta capilla ortodoxa de Niza tiene unos 75 metros cuadrados y data de los años 60. En esa fecha es cuando se convirtió en un lugar de culto, ya que antes era una antigua carbonera. Fue fundada por Eugraph Kovalevsky, un descendiente de exiliados rusos en la Costa Azul, que fue nombrado obispo en 1964 con el nombre de Jean de Saint-Denis para presidir la comunidad ortodoxa en Francia.

Según Religión en Libertad, el presidente de la asociación que organiza el culto, Bertrand Bouissou ha expresado que: "Para nosotros sería inaceptable ver desaparecer un tesoro semejante". El presidente realiza dos oficios semanales, uno en francés y otro en serbio. Asisten semanalmente unas sesenta personas.

No es la primera vez que el tenista serbio tiene un gesto de este tipo. Por ejemplo, en otra ocasión, financió la construcción de una pequeña capilla en el pueblo natal de su abuelo, en Montenegro. 

Lo más