Más directos
Boletín

El sacerdote italiano que ha conocido el "infierno" de la inmigración en el mar

El P. Mattia ha pasado dos semanas en un barco de salvamento de inmigrantes. La experiencia ha sido, según él, la más fuerte de su vida

Don Mattia ha pasado dos semanas en el Mediterranea Saving Human, salvando inmigrantes | FamigliaCristiana

Don Mattia ha pasado dos semanas en el "Mediterranea Saving Human", salvando inmigrantes | FamigliaCristiana 

Redacción religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:40

"¿De dónde venís?" fue la pregunta que lanzaron los tripulantes del Mediterranea Saving Human en pleno mar Jónico, entre Italia y Grecia. La pregunta iba dirigida a una embarcación de goma repleta de inmigrantes. Como respuesta escucharon: "Desde el infierno, desde el infierno". Esa contestación, como persona y como sacerdote, deja huella. Es la historia del P. Mattia, que ha podido ser testigo de esta y muchas experiencias durante dos semanas en el mar con este barco de salvamento. 

Este sacerdote de 25 años se enroló para vivir en el mar la misma misión que tiene en tierra firme: salvar almas. Durante su estancia en el seminario ya había tratado con víctimas de tráfico de personas, inmigrantes y solicitantes de asilo. En una entrevista en la revista Famiglia Cristiana, este cura subraya que, cuando le pidieron ayuda desde el barco para la misión, sólo pudo decir que sí

"En Módena y Bolonia escuché historias sobre Libia, sobre las torturas que sufren, sobre sus amigos o familiares que murieron en el mar. Sentí que tenía que responder a esta invitación", cuenta. 

De venir del infierno de Libia a celebrar la vida 

Era la noche del 9 al 10 de mayo. La tripulación divisa un bote de goma entre las olas. "Eran inmigrantes desesperados", recuerda Mattia. Llevaban 13 horas en alta mar con el motor dañado. Entonces, ocurrió ese intercambio tan breve e impactante: - "¿De dónde venís?" - "Del infierno, del infierno". 

 Desde luego, por las condiciones en las que estaban, sus palabras podían ser ciertas.  "Todos estaban muy conmocionados, deshidratados", describe el religioso. 

Los inmigrantes procedían de todas partes: Bangladesh, Sudán, Chad, Nigeria, Mali y Costa de Marfil. La imagen se completaba con una población también heterogénea: médicos, periodistas, enfermeras, un sacerdote, etc. 

El padre Mattia ha vivido una de las experiencias más fuertes de su vida. Por lo que vio, y lo que sucedió después. "Cuando recuperaron la energía física y mental, comenzaron a orar, a cantar, a bailar. Fue una especie de celebración de la vida y de la familia humana unida en la fraternidad universal", explica. 

¿De vuelta al infierno? 

Después de haber asistido a esta fiesta de la vida, el sacerdote, la tripulación y los inmigrantes estaban pendientes de su destino. El mensaje que recibieron fue que debían volver para dejarlos en Libia, el "infierno" de donde venían. "Era absolutamente inadmisible que regresáramos allí. Fuimos hacia el puerto seguro más cercano, que era Lampedusa, y llegamos allí", afirma .

Actualmente, el P. Mattia ha vuelto a desarrollar sus labores como asistente de la parroquia de San Michele Arcangelo, en Nonantola, Módena. Su experiencia de 15 días en el mar ha quedado plasmada en su libro "¿De dónde eres? Desde el infierno, nos contestaron"

Lo más