Pareja de adolescentes pide a Dios que los salve de morir ahogados...y los rescata un barco llamado "Amén"

El capitán, Eric Wagner recuerda cómo vivió la experiencia y la reacción de los jóvenes cuando supieron el nombre de su barco

ctv-dcl-amen

Redacción religión

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:28

El capitán Eric Wagner y la tripulación del "Amén" se encontraban haciendo una travesía entre Delray, en Florida, y Nueva Jersey, en Estados Unidos. La mar estaba algo agitada, soplaba el viento y los motores del barco creaban una atmósfera en la que parecía no poderse escuchar nada más. Así lo cuenta Wagner en su cuenta de Facebook. Sí que consiguieron distinguir otro sonido: alguien les pedía auxilio con desesperación desde el mar. 

Se trataba de una pareja joven, de unos 18 años, que suplicaban la ayuda de los marinosSe los había llevado la corriente desde la playa hasta más de 3, 2 kilómetros en el mar.  Después de escuchar el grito, pusieron la embarcación rumbo al origen del sonido. Entonces, apenas 200 metros después, vieron un brazo salir entre las olas

Uno de los compañeros de Eric,  Troy, comenzó la maniobra del "Amén" para aproximarse a los chicos. Mientras, Rich y Eric corrieron hacia la cubierta con chalecos salvavidas y cuerdas para poder lanzárselo a los náufragos. Eran momentos de tensión, relata el capitán. "Después de lo que parecía una eternidad, finalmente nos abrimos paso mientras los perdíamos en las olas cada pocos segundos", escribió.

Un rescate difícil

Cuando por fin los divisaron, pudieron sacarlos del mar. Fue difícil. Estaban demasiado débiles para subir la escalera de la cubierta, por lo que tuvieron que tirar de ellos con cuerdas y subirlos a bordo. Todo ello, lo tuvieron que afrontar con los motores apagados y a merced del oleaje. "Todos caímos a la izquierda y a la derecha esquivando los elementos deslizantes que no pudimos asegurar bien en la cubierta", cuenta Eric.

Ambos temblaban y estaban pálidos, sus labios se habían quedado blancos por el frío y por la falta de fuerzas. Ella estaba lúcida y parecía esforzarse para responder a las preguntas de los marineros. Les contaron que la corriente les había desplazado mar adentro hacía apenas una hora y media.

Los marineros decidieron llamar a los guardacostas mientras los demás trataban de abrigar a los jóvenes con toallas y los llevaban al interior del barco para hacer que dejaran de temblar.  Cuando las cosas se calmaron, los tripulantes del "Amén" se aseguraron de que el barco de rescate los recogía media hora después.

Entre las olas, pidió ayuda a Dios

El joven contó al capitán lo desesperante de la situación que habían vivido. "Me dijo que no importaba en qué dirección nadaran, seguían yendo mar adentro. Exhaustos y cerca del final, el chico me contó que pidieron ayuda a Dios. Entonces, lo vimos". Eric le dijo al joven el nombre que tenía su barco: "Amén". La reacción de ambos fue echarse a llorar. 

Los chicos habían recuperado color y parecían estar bien, a pesar de que seguían temblando, pero, sobre todo "agradecidos a nosotros y a Dios". 

Lo más