Boletín

Andrea, la joven católica que habla sin miedo de la libertad, de la felicidad y de los Mandamientos

Andrea tiene 20 años, estudia biotecnología y ha dado una 'charla GEN' en la diócesis de Toledo hablando sobre los Mandamientos

Andrea, la joven católica que habla sin miedo de la libertad, de la felicidad y de los Mandamientos

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:55

Andrea Arnanz tiene 20 años y estudia biotecnología. Esta joven ha dado una charla 'GEN', un proyecto impulsado por la delegación de la juventud de la Diócesis de Toledo, en la que ha hablado sobre los diez mandamientos, la libertad y el camino que todos queremos seguir, para ser felices.

No ha terminado la universidad, pero impresiona la madurez con la que habla: "Es incuestionable que vivimos en el tiempo de la libertad. Lo que hace un tiempo parecía impensable, hoy es lo más normal. Y me parece bien que nadie diga a nadie cómo debe actuar".

¿Sabemos realmente lo que significa la libertad?

¿Qué es la libertad?

La joven comienza su charla hablando sobre la libertad: "¿Sabemos realmente lo que significa la libertad? ¿Qué ocurre cuando tu libertad se encuentra con la mía? Tú puedes conducir como quieras. Hay unas normas que puedes respetar o no". Y lógicamente esas normas repercuten en los demás. 

"Imagínate que después de una semana de exámenes, decides salir y desconectar. Imagínate que te cruzas con un grupo de gente que se divierte metiéndose contigo. Os pueden amargar la noche. Les podrías decir "dejadme en paz". Pero del mismo modo ellos pueden decir "yo soy libre de actuar como quiera". Las normas están para algo. Aunque den pereza".

Esas normas tan poco populares

"A nadie nos gustan las normas. Es más, escuchamos esa palabra y nos rebelamos para saltárnoslas. Pero sabes que no lo estás haciendo bien. Sabes que si criticas, lo estas haciendo mal. Que si faltas al respet,o lo estas haciendo mal. No necesitas a nadie que te lo diga, tú sabes que está mal".

"Tenemos la capacidad de discernir el bien del mal, la verdad de la mentira y lo bueno de lo malo", continúa Marta. "Párate a pensar: una vida sin límites pasa factura. ¿Realmente te hace feliz? No quiero ser una aguafiestas. Igual que tú quieres ser libre y feliz, yo también quiero ser libre y feliz. Para eso están las normas, para procurar que todo el mundo lo seamos".

¿Quién mejor que Él va a saber cómo podemos ser felices?

"Hay dos tipos de normas: las que son fruto del consenso de los hombres y otras que nacen de lo más profundo del corazón del hombre. Tú sabes que matar está mal, que robar está mal... esas normas que nacen de lo más profundo de nuestro corazón, son los mandamientos".

Los mandamientos de Dios 

"Nos han sido dados por Dios, que es nuestro creador y que quiere que seamos felices. Muchas veces caemos en el error de pensar que los mandamientos son fruto de un consenso de la iglesia que nos ha impuesto y que tenemos que cumplir, porque sino Dios nos castiga. En realidad es todo lo contrario, nos da esto para que seamos plenamente felices".

"Tú puedes comprarte un mando de la play, y lo puedes usar para lo que quieras. Puedes usarlo para clavar clavos con él si quieres. Pero luego no te quejes de que no funcione".

Y Marta termina con la siguiente frase: "Nosotros hemos sido creados por Dios. ¿Quién mejor que Él va a saber cómo podemos ser felices?" 

Lo más